#RMs38 «Feels Like Summer», Childish Gambino

Hola, bonitos. ¿Qué tal la semana? Yo sigo tocada con la pierna y acumulando cansancio. ¡Qué mal llevo los madrugones! Creo que es imposible habituarse a eso. A ver si tengo suerte y el viernes me tocan los Euromillones y ya no vuelvo a poner el despertador si no es por gusto. ¡Qué bonito es soñar con las cosas que uno haría con tantísima pasta!

Pero mientras tanto, toca dar el callo y estos días están siendo intensos en el trabajo. La parte buena son los ratitos de desconexión, como ahora, que me voy a cenar con dos amigas. Así que ¡al lío!

El verano tiene las horas contadas. Las florecillas de otoño como yo estamos dando saltos de alegría, deseando que bajen un poquito las temperaturas y que la gente deje de usar sandalias, que los pies no me gustan nada. Y esta canción es uno de los últimos coletazos estivales de 2018. José nos trae de nuevo este año a Childish Gambino con Feels Like Summer. ¡Disfrutadlo!

Anuncios

Vente a mi barco, cielo

¡Buenos días, queridos! ¿Qué tal lleváis el fin de semana? Espero que lo estéis exprimiendo al máximo. Yo llevo una semanita con ciática pero no he identificado de qué era el dolor hasta que ha ido incrementando y subiendo por la zona lumbar, así que esta semana toca visita al traumatólogo y al fisio. Y mientras me recupero, toca reposo deportivo, así que mi cabecita ya va a mil pensando en que no estoy haciendo lo que debería, que es ir al gimnasio mínimo 3 veces por semana.

¿Que por qué me exijo tanto a mí misma a pesar de estar lisiada? Pues ayer descubrí que esto está relacionado con mi eneatipo. Pasé el sábado en un curso interesantísimo sobre el Eneagrama de la personalidad, que es una herramienta de autoconocimiento y de conocimiento de los demás. Resumiendo muchísimo, habla de 9 eneatipos o modos automáticos de la personalidad. Cada uno de nosotros pertenecemos a un eneatipo en función de la motivación que nos impulsa a actuar, es decir, por qué hacemos lo que hacemos. ¿Queremos ser cada día mejores? ¿Que nos quieran? ¿Obtener reconocimiento? Y así hasta nueve motivaciones distintas. Si surgen próximas convocatorias os lo diré, por si a alguien le apetece descubrir más acerca de esta herramienta ;)

También estuvimos haciendo una escape room que, aunque nos resultó bastante fácil, también fue muy divertida porque había un actor interactuando con nosotros. ¡Vaya enganche tenemos con esto de las escape!

Hoy está siendo un día de relax extremo. Hemos acabado ya con Suits (vamos al día de la emisión y creo que sólo falta por emitir un capítulo antes del parón que suelen hacer) y hemos empezado la segunda temporada de Westworld. A mí no termina de encantarme pero como no puedo dejar nada a medias… Por cierto, si alguien de por aquí se ha terminado ya la tercera temporada de Las chicas del cable, necesito comentar las teorías que me surgieron a raíz de ver el primer capi. Pero sin destriparme nada, que aún me quedan 7 episodios por ver.

No tengo mucho más que contar y me están rugiendo las tripas, así que os dejo ya con el monólogo de esta semana: una reflexión acerca de la valentía. ¡Qué ganas tengo de temporada 15! Nos acompaña LÉON con este Surround Me. ¡Disfrutad el domingo!

Superhéroes, soldados, equipos de emergencias… nos vienen a la cabeza al pensar en la valentía. Los cirujanos deberían estar en la lista. Los cirujanos no llevan capas ni armaduras y nadie nos organiza desfiles. Pero nos dejamos la piel salvando vidas. Sostenemos un cuchillo en las manos, sabiendo que podríamos poner fin a tu vida.  

La valentía no está en lanzarse al fuego. A veces consiste en hacer frente al pasado. Lo más duro, hacer frente al futuro.

Anatomía de Grey, temporada 14, capítulo 6.

#RMs37 «If You Really Love Nothing», Interpol

¡Buenas noches, bonitos! ¿Qué tal va la semana? La mía muy cansada. En cierto modo ha sido ilusionante, porque parece que mi pequeño negocio/sueño de ser traductora profesional va tomando algo de forma (acordaos de mí si alguien os dice que necesita un traductor de inglés a español, chicuelos) pero el dolor de cabeza y no dormir lo suficiente están haciendo mella y, junto al jaleo que tenemos en la ofi y otros temas personales un poquito estresantes, estoy ko. Además, este finde voy a tope de planes, ¡casi ni rastro para el descanso!

Uno de esos planes es ir a hacerme donante de médula ósea y aprovechar para incrementar las reservas de sangre 0- de la Comunidad de Madrid. ¿Os imagináis que me llaman para donar médula y puedo salvarle la vida a alguien? Sería increíble… Es que en un mismo día leí la historia de un chico que contaba su experiencia como donante y luego la noticia de una nenita de Valladolid que no encuentra a nadie compatible y pensé que era una señal.

Os cuento también que este año he decidido celebrar mi cumple de una forma diferente: mi chico y yo nos vamos a Londres el finde previo, porque este año el 26 de noviembre cae en lunes, como el año en que nací. Apuntadlo en vuestras agendas, no se os vaya a olvidar y la liemos. Y eso, que mi BFF me dijo que tenía pensado irse a Londres ese finde a celebrar el cumple de su sobri, que nació el mismo día que yo (22 años después), y me dio la idea de volver a la capital del Imperio Británico, que hace dos años la visita me supo a poco. Así podré coincidir con ella un ratito en esa ciudad tan genial. ¡Ya tenemos los billetes y todo! (Inserte aquí el GIF de bailecito feliz de su elección).

Y hablando de cumples, hoy es el de Montse, de quien os he hablado muchas veces por estos lares, así que la canción que ha escogido José va para ella. ¡Muchas felicidades!

Los neoyorquinos Interpol nos traen este If You Really Love Nothing, y cuentan en su vídeo con el cameo de una actriz que no me cae especialmente bien. Eso sí, la canción mola. ¡Disfrutadla! Yo me voy a cenar, que estoy famélica. Sleep tight!

Zona de peligro

Hoy se me ha hecho tarde con esto, lo sé. En mi descargo diré que el día ha sido un poco complicado y que no tenía ninguna gana de sentarme a escribir, pero no puedo fallar a mis fanses. Lo mejor ha sido que dormí más de diez horas y media y que además tuve un sueño supermolón sobre una especie de ghymkhana de Harry Potter en la que había que recorrer diferentes zonas temáticas, como un parque de atracciones enorme, e ir recolectando monedas de oro, huevos mágicos y otros elementos. ¡Ojalá alguien lo hiciera realidad! Busco colaboradores que me ayuden a contactar con J. K. Rowling (por los derechos) y a encontrar inversores para crear este parque temático. ¿Alguno en la sala?

Como el tiempo no ha acompañado demasiado, mientras fuera diluviaba me he puesto al día con algunos capis de Elementary, que tenía un poco de atasco. Después, con mi chico, hemos terminado la séptima temporada y empezado la octava de Suits, ¡cómo me gusta esta serie! Sobre todo los personajes femeninos. Con deciros que estoy planteándome estudiar Derecho…

Ahora vamos a seguir con esto mismo pero antes quería dejaros el monólogo de esta semana. En él aparece una canción que para mí es un clásico y además me recuerda a mi padre, creo que porque él me la ponía cuando era pequeña. Es The Gambler, de Kenny Rogers. ¡Disfrutad y sed malos esta noche!

Los cirujanos seguimos los ciclos: latidos, regeneración celular, ritmos circadianos. Sabemos que algo va mal cuando el ciclo se rompe. Nuestro deber es restablecerlo. Hacer lo posible por encarrilarlo. Pero la ruptura también es útil, como un disparo de advertencia.  

Cuando hemos dependido de un ciclo, interrumpirlo da miedo. Hasta los ciclos que nos hacen daño. Pero a veces, al romper el ciclo, encontramos algo mejor. Algo inesperado. Algo que nunca nos atrevimos a soñar. Encontramos la libertad. Encontramos la paz.

Anatomía de Grey, temporada 14, capítulo 5.

#RMs36 «Rock Steady», Aretha Franklin

¡Buenas tardes, queridos! ¿Cómo estáis? Yo no estoy llevando muy bien la vuelta a la rutina, lo confieso. Me caigo de sueño por las esquinas, a pesar de tomar más café de lo habitual; me duele el alma por retomar el gimnasio como si no hubiera un mañana y estoy reiniciando la vida saludable (que no digo dieta para engañarme a mí misma porque si no me cuesta el triple).

¿Es que no puede haber un período de adaptación, en plan trabajar dos horas el primer día, e ir aumentando progresivamente durante dos semanas hasta llegar a la jornada completa? Sería lo suyo, lo voy a proponer al Congreso a ver si cuela. Es que llegar así, de sopetón, es contraproducente.

Hace casi un mes que un icono musical se nos iba. La diva del soul, Aretha Franklin, falleció el 16 de agosto a los 76 años tras una larga lucha contra el cáncer. Nos deja un legado impagable, con canciones tan conocidas como Respect, I Say A Little Prayer, Think o este Rock Steady que José ha escogido como pequeño homenaje desde este humilde blog.

Que tengáis una feliz tarde de miércoles y disfrutéis de la maravillosa voz de Aretha. ¡Besos!

«Lo que nos quieren vender aquí»

Esta mañana, alguien me preguntó qué tal en Cuba. Le dije que me había gustado pero que me dolía ver cómo vivía esa gente, sin casi nada. «Eso es lo que nos quieren vender aquí», fue su respuesta. La conversación tomó otros derroteros porque no íbamos a discutir por temas de política y menos con la depre de estar acabando las vacaciones, pero yo me he quedado dándole vueltas al coco.

Desde luego ni soy analista política ni me precio de ser una experta en la situación de España y sus soluciones. Sólo sé lo que yo quiero para mi país, del que me gustaría estar profundamente orgullosa más veces de las que lo consigo (lo que suele suceder cuando nuestros excepcionales deportistas logran alguna gesta, cuando dicen que estamos a la cabeza en las donaciones de órganos o cuando nos echamos a la calle por causas que considero justas y solidarias).

Sí creo, sin embargo, que estamos muy confundidos cuando nos empeñamos en dividir al país entre comunismo o fascismo. Las cosas no son siempre o blancas o negras, hay una amplia gama de grises entre medias. Y en mi opinión es ahí, en esos grises, donde se mueve la mayoría de la población. Porque os puedo asegurar que, aunque me considere de izquierdas, desde luego no me siento nada cerca del comunismo y menos después de haber estado en Cuba (por cierto, los cubanos también aman a su país por encima de todo, la diferencia con nuestros patriotas de pulserita y cuenta en Suiza es que ellos realmente han hecho un gran sacrificio, cosa que no creo que hicieran los de aquí).

Lo que sí quiero es que toda la gente que vive en España tenga unos derechos básicos garantizados por el Estado, porque para eso pagamos impuestos, no para que se los lleve el político de turno y luego nunca les pase nada.

Me gustaría que las infraestructuras que han sido construidas gracias a estos impuestos, como los hospitales, no pasen a manos privadas que sólo piensan en beneficios y no en personas. También quiero que la sanidad pública funcione mejor aún, reduciendo listas de espera, aumentando tiempos necesarios para cada paciente, etc. Que la ley de dependencia realmente sea una ayuda para quienes lo necesitan. Que se garantice una educación pública de calidad y gratuita (o no demasiado costosa) desde que los bebés tienen que ir a la guarde hasta que salgan con un título (universitario, de FP…) que les dé la oportunidad de optar a un trabajo digno con un sueldo decente sin tener que emigrar. Que el salario mínimo interprofesional no sea una vergüenza y que se trabaje en políticas que ayuden a los parados de larga duración, a la gente más mayor, a reincorporarse al mercado laboral. Que la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad en todos los planos pero especialmente en el laboral, y que se apueste por facilitar no sólo la conciliación, sino que tengamos unos horarios racionales de trabajo que nos permitan una vida más allá de él. Que, una vez los trabajadores se jubilan, sus pensiones sean dignas y aumenten año a año en la proporción justa. Que la gente pueda expresar libremente su opinión, aunque sea una opinión de mierda, sin leyes Mordaza, sentir que hay un doble rasero y que algunas instituciones huelen a rancio y a compradas. Que, de alguna forma, no se pueda especular hasta dar asco con el precio de la vivienda o el de servicios básicos como la luz o el gas. Y muchas más cosas (violencia de género, derechos de las mujeres, políticas de inmigración…), hay tantas que seguro que me dejo un montón, pero ya veis por dónde voy.

Y creo que esto no es ser comunista, sino coherente, lo que me extraña es que la gente normal y trabajadora no quiera lo mismo, la verdad. No estoy en contra de que las empresas que invierten su dinero en crear puestos de trabajo obtengan grandes beneficios, pero pueden hacerlo de forma justa sin machacar a las personas que, como yo, nos levantamos cada mañana para cumplir con nuestra parte del trato.

Me joden bastante, sin embargo, los argumentos de quienes lo han tenido todo mucho más fácil por venir con un fajo de billetes bajo el brazo y hablan a los demás como si quisiéramos que el Estado nos sacase las castañas del fuego porque no valiésemos nada por nosotros mismos. Claro que creo en la meritocracia pero, ¿realmente algunos estáis convencidos de que tenéis ciertos puestazos porque sois la polla y no hijos/sobrinos/maridos de…? Habría que ver cómo jugábais en igualdad de condiciones.

También me fastidia que desde los medios de comunicación nos manipulen hacia un lado o hacia el otro, desviando la atención de la gente con tonterías para tenernos entretenidos. Y lo peor es que caemos.

A día de hoy, me embarga la desesperanza. No hay más que echar un vistazo a Twitter para ver que quienes tenemos que luchar juntos por todas estas cosas jamás vamos a ser capaces de aparcar nuestras diferencias para lograr algo bueno. Esto se ha convertido en un «Y tú más» agotador y yo, desde luego, no me siento representada por ningún partido político.

¿Qué esperanza tenemos cuando medio país está enfrentado al otro medio por unos lazos amarillos, por ejemplo? ¿Alguien ha tratado de sentarse a escuchar a los catalanes que no se sienten identificados ni con quienes los colocan ni con quienes los retiran? Nuestros políticos sólo buscan agitación y enfrentamiento en lugar de comprensión y diálogo, menuda imagen estamos dando a nivel internacional. Pero ya se sabe, a río revuelto… Vamos a terminar en una intervención militar y otra dictadura y me temo que no tardando.

En fin, siento la chapa. Es sólo que hacía mucho que no me daba un brote de estos y necesitaba soltarlo. Si queréis comentar/debatir algo respetuosamente, estaré encantada de intercambiar opiniones. Los marrulleros a los que les llegue el post mejor que no se molesten, que no tengo ninguna gana. Gracias por leerme y feliz domingo.

Menuda patada a la cabeza

¡Hola, bonitos! ¿Qué tal el primer día de septiembre? Ya me había despistado con el post, lo confieso. Así que, mientras de fondo oigo el gol de Gareth Bale y el posterior empate del Leganés, os voy a contar un poco de estas vacaciones que se me escurren entre los dedos como los pececitos de las cristalinas aguas del Caribe.

Ay, cómo voy a echar de menos el lunes ese trocito de paraíso, despertarme sin obligaciones más allá de disfrutar de un libro tirada en la playa, no oír hablar de lazos amarillos ni del Valle de los Caídos ni de actores que interpretan papeles que no se corresponden con su vida real…

Aunque ha habido algunos detalles que han hecho que este viaje fuese un poquito menos perfecto de lo esperado (ya pondré finos a los del hotel, pero eso lo dejo para TripAdvisor) es verdad que cuando ves esa playa -la de la imagen de cabecera- se te olvida todo, y más si tienes al lado a tu persona favorita en el mundo.

Eso sí, lo confieso, NO ESTOY MORENA, o no en los mismos términos que el resto de la humanidad. En comparación con mi color verdadero (el que tengo en las boobies y en el culillo pajarero) soy medio mulata, chavales. Aunque definitivamente creo que mi melanina no funciona como la de la gente normal. Bueno, ¡volveremos a intentarlo el próximo año!

Voy a ver un trocito de partido, que estoy oyendo que cantan otro gol y me estoy poniendo nerviosa. Eso sí, antes os dejo con un nuevo monólogo de Anatomía de Grey y con esta preciosa canción de Grace Carter, Silence. ¡Feliz noche de sábado y rezad para que supere pronto la depresión postvacacional, que este año va a ser cojonuda!

Hay cien mil millones de neuronas en el cerebro generando y regenerando conexiones. Nos ayudan a calcular. Nos recuerdan dónde encontrar las llaves. Trabajan a todas horas. Cuando el cerebro falla, regenerar las conexiones es difícil, no hay margen de error. Cuando te van a operar, te preocupa no despertarte. Pero, cuando te operan el cerebro, te preocupa despertarte y que no estés ahí.   

El problema de los cables cruzados es que no sabes que están así hasta que es tarde. Hay que tener cuidado con las conexiones. Necesitan tiempo, cuidado y atención. Requieren estar alerta y ser tenaz. Reconectamos todo lo que podemos, con mucho cuidado. Luego sólo nos queda rezar para haberlo hecho bien.

Anatomía de Grey, temporada 14, cepítulo 4.

#RMs35 «One Kiss», Calvin Harris & Dua Lipa

¡Hola, queridos! ¿Cómo vais, ultimando vacaciones? Si todo va bien, nosotros ya estaremos de vuelta en España tras unos días en Cuba. Ahora toca retornar a la rutina de forma tranquila, por eso nos hemos dejado unos días antes de la vuelta al trabajo, para recuperarnos del posible jetlag, poner lavadoras y todas esas cosas que se hacen cuando regresas de viaje.

Qué pereza, menos mal que aún me quedan cuatro días de vacances… Esta es la última de las entradas programadas, así que no puedo contaros mucho más, eso tendrá que ser ya el sábado ;)

De momento os dejo con este temazo de Calvin Harris y Dua Lipa que ha escogido José para nosotros. Se llama One Kiss. ¡Feliz último miércoles de agosto!

Hazlo a lo grande o vete a casa

¡Hola, amiguitos! ¿Cómo estáis? Yo, si todo va bien, estaré en Varadero, disfrutando del sol y de las playas caribeñas, con esa arena casi blanca y esa agua transparente. Bueno, con la diferencia horaria seguramente estaré desayunando (aquí son seis horas menos).

A la vuelta os contaré qué tal nos está yendo en este viaje (mayormente porque, como sabéis, esto está programado y no soy Esperanza Gracia). Espero no haber muerto de un golpe de calor, que tal y como soy yo con las altas temperaturas… Menos mal que estos cubanos tienen cosas maravillosas para hidratarse, como mojito, piña colada…

En fin, que empiezo a desvariar. Os dejo el monólogo de hoy con una canción de Billie + Air llamada Whatever You Want. Feliz fin de semana!!

Os cuento un secreto: los médicos no somos dioses. Nos gusta que pienses que tenemos todas las respuestas. Tienes que fiarte de nosotros para dejar que te abracemos y hurguemos entre tus entrañas. Nos ayuda que pienses que está controlado. Y que no sepas  que, como tú, nos preocupamos. Tenemos inseguridades y nos cabreamos. Tienes que dejar que nos acerquemos a ti con un bisturí y nos ayuda que sepas que, como tú, somos unos neuróticos.

Y ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo salvamos vidas cuando la nuestra puede hundirse? Para empezar, no operamos sin un ayudante. Miramos el caso, reunimos al equipo y aceptamos que no tenemos que hacerlo solos.

Anatomía de Grey, temporada 14, capítulo 3.

#RMs34 «Candela», Buena Vista Social Club

¡Hola, queridos! Primer post desde mi llegada a La Habana. Lo he dejado programado a una hora a la que supongo que ya estaré en pie, aunque con el cansancio que tendremos del vuelo y el cambio de hora, a saberse. Aquí en Cuba son 6 horas menos que en España, así que debería estar desayunando.

Os aviso de que no tendré muchas oportunidades de conectarme a Internet, que aquí el acceso está un poco restringido, para que no os preocupéis por mí si no doy señales. Creo que en Varadero ya tendremos más facilidades, aun así voy a aprovechar para desintoxicarme un poco de tanto móvil, que tengo un enganchón que ni ver series , ni leer, ni cenar sin andar con el teléfono a vueltas puedo.

José, para que me ambientase totalmente, eligió para hoy un tema de ritmos caribeños. Es Candela, de Buena Vista Social Club. Esperamos que os guste mucho. Feliz semana!