#RMs03 «Animal Instinct», The Cranberries

Dicen que el tercer lunes de enero es el día más triste del año según no sé cuántos estudios. Blue Monday lo llaman. Y la verdad es que no iba mal (fue mucho peor ayer, que todo se torcía por momentos), pero hacia las 6 de la tarde saltó la noticia: Dolores O’Riordan, la vocalista de The Cranberries, había fallecido de forma súbita a los 46 años. Así, sin más, se nos iba una artista increíble, cuya voz tan característica marcó una época para muchos de nosotros.

El legado musical que nos deja es impagable y mientras podamos seguir escuchando esas canciones llenas de mensajes no se irá del todo. Como su mítica Zombie, que habla de un atentado del IRA que le costó la vida a dos niños. Hoy me voy a permitir compartir con vosotros una de mis favoritas, Just My Imagination:

Y ahora os dejo la que ha escogido Jose, que es otro de sus grandes éxitos. Una canción y un vídeo con una historia que ya se manifiesta desde el título, Animal Instinct. Disfrutadlo mucho y feliz resto de semana.

Anuncios

Gatillo fácil

¡Buenos días, queridos! Ay, como me gustan los sábados. Despertarse tarde (bueno, a las 9.50), desayunar con calma viendo una serie, seguir viendo capis en el sofá… En días como estos echo mucho de menos a mi pequeñita, si estuviera ella ya sería perfecto. Pero bueno, no quiero dejarme llevar por la melancolía y menos después de la fantástica tarde-noche que pasé ayer. Primero pasé un ratito genial con dos amigas a las que he conocido a través de las redes sociales y luego fui con mi chico a cenar a El Bohío, el restaurante de Pepe Rodríguez (Masterchef). La comida estaba espectacular, nos trataron fenomenal y tuvimos la suerte de poder saludar a Pepe, así que fue una gran experiencia.

Hoy pinta que igual salimos de compras y luego jornada maratoniana de Netflix, aunque en algún momento tendré que repasar cosas del curso. Y mañana estaría genial si hiciese algo de deporte por bajar la cenota de ayer. Ese es mi plan de finde, muy tranquilito, que ya me apetecía volver a la rutina y a la calma tras el ajetreo navideño. ¿Vosotros qué vais a hacer hoy?

El monólogo de este sábado estará acompañado por Corinne Bailey Rae y su Stop Where You Are. Espero que os guste mucho. Disfrutad del finde y sed buenos ;)

A los cirujanos se les evalúa por su velocidad y eficacia. Eso no significa que el más rápido sea el mejor. Te precipitas, te arriesgas a equivocarte… No siempre tenemos tiempo de pensar. Y eso nos trae problemas.

Cuando disparamos la primera vez, nos entregamos. Casi no hay modo de volver atrás. La cuestión es ¿seguimos disparando y declaramos una guerra sin cuartel?

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 20.

 

#RMs02 «More Than Words», Extreme

Gélida mañana en Madrid. Mi día empezó lleno de nervios por una prueba médica que finalmente ha ido bien, así que ya estoy más tranquila. Eso sí, me espera una jornada maratoniana con la vuelta al curso, por eso aprovecho el mediodía para escribir el post, porque si no os quedáis sin él hasta vaya usted a saber cuándo.

¿Vuestra vuelta a la realidad qué tal? Si está siendo muy dura, os mando ánimos. El finde está ya casi asomando la patita, no os preocupéis. Yo estoy deseando el viernes, para disfrutar con mi chico de su regalo de Reyes y para desvirtualizar a dos personitas geniales que he conocido a través de las redes sociales.

Este miércoles tenemos por aquí una balada acústica respecto a la que estaba completa y absolutamente equivocada. Os juro que estaba convencida de que More Than Words era de Take That, no me digáis por qué. Pero resulta que fue publicada en 1990 por la banda de rock estadounidense Extreme. Si es que no hay semana que no aprenda algo con José!

Espero que la disfrutéis mucho, que es preciosa, y que tengáis una buena tarde (y resto de semana). ¡Sed buenos!

Tranquila, mamá, sólo estoy sangrando

¡Buenos días, guapitos! ¿Qué tal se han portado Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente? Si habéis sido buenos, como yo, os habrán dejado unos regalos a la altura de las circunstancias. Si no, ya sabéis para el próximo año. A mí, además de una camiseta personalizada del Real Madrid (con la que muero de amor muy fuerte) y ser artista invitada en los regalitos de los demás (una cena, una escape room y un musical), me han traído un tirón de orejas por ir tan atrasada con las tareas del curso, así que voy a ponerme con ello.

Espero que disfrutéis mucho de este día tan mágico en el que a mí me invade la nostalgia de la infancia, debo confesar. Os dejo con el monólogo de hoy junto con una preciosa canción de Rihanna llamada Close To You. Y ya sabéis, toca empezar a portarse bien para el año que viene ;)

Los cirujanos suelen decir: «toda hemorragia debe parar». Es como una versión de «todo se pasa». Toda crisis tiene un final. O salvas al paciente o no. Así que, de un modo y otro, la hemorragia cesará. De todas las frases que decimos, esta no es de las que más consuelan.

Toda hemorragia debe cesar. A veces lo hace a un precio. Pierdes un brazo, quitas un órgano y decides vivir con esa pérdida. Porque, al final, haces lo que sea necesario por seguir vivo. Y a veces, por un milagro, la hemorragia se detiene. Pero a veces, por mucho que lo intentes, sigue sin ser suficiente.

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 19.

#RMs01 «Shadow», Wild Nothing

Hola, queridos. Un nuevo año ha empezado. Sí, como habréis podido deducir por la imagen que he escogido para la cabecera, una original metáfora que voy a emplear porque jamás se le ocurrió a nadie, NUNCA, es la de comparar este hecho con un cuaderno que contiene 365 hojas en blanco, para que cada uno escriba su propia historia y blablabla. Dios mío, mira que yo soy fan de Mr. Wonderfulpero hay gente que parece haberse tragado un libro de autoayuda de los que deprimen más que otra cosa.

Primer post de este 2018 y primera semana que llego tarde a la cita. Perdonadme pero tuvimos tarde de cine con las peques y luego ya se me echó la hora encima. Y ahora pensaba ponerme un rato con la traducción que tengo que entregar el próximo miércoles pero estoy un poco KO y, total, tengo el finde por delante… O al menos parte de él, que con los Reyesy eso, habrá que celebrar. Yo no espero nada, no porque haya sido mala -que también- sino porque ya he tenido unos regalitos superchulos en Navidad. Pero sí que haré de Reina Maga (en la intimidad, que no quiero polémicas como la de la cabalgata) y siempre me hace ilusión organizar sorpresitas.

Es posible que pronto esta sección del blog tenga nuevos aires, más adelante Josénos contará cómo le apetece enfocarla. Por el momento yo os avanzo que he decidido no hacer playlist de Spotify, por varias razones: no siempre encuentro todas las canciones y no tenían muchos seguidores, por no decir ninguno, así que voy a invertir esos minutos que pierdo en otras cosas más productivas. O menos.

La canción con la que abrimos 2018 se llama Shadow y es del grupo estadounidense de indie pop/rock Wild Nothing. Pertenece a su segundo álbum de estudio, Nocturne, que tiene una portada preciosa y salió al mercado en 2012. Disfrutad de la #RMs y de la noche, y que os traigan muchas cosas sus Majestades de Oriente!

Es una delgada línea

¡Buenos días, bonicos! Último post de este 2017. Otras veces he hecho balance pero esta vez no. Como decía hoy Ana Ruiz Echauri en Twitter, la vida trae cosas buenas y malas todos los años, y a nosotros nos toca jugar con las cartas que nos reparte.

Tampoco voy a hacer propósitos para 2018, no quiero sentirme culpable si después no los cumplo. Lo único a lo que quiero comprometerme es a ser la mejor versión de mí misma en todos los aspectos: en casa, con mi familia, con mis amigos, en el trabajo… A no conformarme y a no enfadarme si no consigo ser perfecta, porque la perfección no existe.

Os deseo a vosotros lo mejor para el año que empieza el lunes. Y os doy las gracias por seguir al otro lado de la pantalla aguantando mis tonterías desde hace tanto tiempo.

Ahora sí, os dejo con el monólogo de hoy. No me aparecía ninguna canción en la web que utilizo para consultar la banda sonora, así que he tirado de archivo y he escogido una de las primeras canciones que aparecían en la serie y que me gusta mucho. Such Great Heights, de The Postal Service. Que tengáis una Nochevieja muy especial y entréis en 2018 con buen pie. ¡Besos!

Hubo una época en la que pasaba horas estudiando las operaciones de mi madre. Diseccionaba cada movimiento, cada corte, cada decisión. Estaba componiendo un puzzle. Observando, estudiando, aprendiendo… Un lujo imposible si tenemos a un paciente abierto en canal. No podemos rebobinar, ni volver a verlo. Sólo podemos cortar y pedir a Dios que sepamos lo que hacemos.

En retrospectiva todo parece más fácil. Es fácil saber lo que debiste hacer al volver a verlo. Ves tus errores, sabes cómo corregirlos. Eso es lo peor.

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 18.

#RMs52 “Crazy”, Lost Frequencies & Zonderling

¡Buenas tardes, gente! ¿Qué tal va esta semana de paz, amor y todas esas cosas? Yo de vuelta en Madrid pero de vacaciones, así que ni tan mal. Hoy he dedicado el día a no hacer absolutamente nada más que ver series: terminar la segunda temporada de El puente (que te deja ojiplática a la par que boquiabierta), darle caña a Anatomía de Grey para tener monólogos… Tengo que ver dos capis de Major Crimes pero [SPOILER ALERT] después de que se hayan cargado a Sharon, la verdad es que me da bastante pereza. Encima es que no podían ser más obvios, ¡si hasta le dieron la extrema unción!

Por cierto, quiero utilizar este post para protestar por una cosita. Tenemos varios sistemas de VOD en casa: Movistar+ gracias a mis padres, Netflix, HBO, Orange TV y Amazon Prime Video. No sé si nos falta alguno, vamos. Pues no hay forma de ver la tercera temporada de El puente de manera legal. Las dos primeras temporadas están en Netflix, pero la tercera, que se emitió en AXN entre 2016 y 2017, ya no está disponible en Movistar+ ni Orange TV por no estar en la parrilla actual, ni tampoco está aún en Netflix, ya que tiene que pasar alrededor de un año por el tema de los derechos de emisión. Total, que entre unas cositas y otras nos dejamos una pasta al mes por ver contenidos para que pase esto. ¡Y tengo un cabreo ahora mismo!

Hala, soltada la pataleta, me dispongo a seguir mi día de asueto. Eso sí, antes os dejo la última #RMs de este año. Una colaboración supermarchosa de Lost Frequencies con Zonderling para comenzar el 21018 con buen pie. Se llama Crazy. Bailadla mucho!

 

Me pongo la cara

¡Buenos días, bonicos! Adivinad quién está de vacaciones desde ayer: sí, ¡YO! A decir verdad, no aproveché mucho el día porque estaba derrotada de la cena de empresa. No lo di todo (o no tanto como yo esperaba) pero ya sólo con trasnochar estaba baldada. Si es que me he hecho mayor… Hoy estoy aprovechando para empaquetar los últimos regalos que me faltaban, hacer un backup del otro ordenador, que me lo tiene que formatear mi hermano si quiero poder hacer algo productivo con él, y seguir avanzando con las prácticas, que tengo tareíta para estas fiestas.

Y, como en menos de una hora es el Clásico, casi que os voy a ir dejando con el monólogo de esta semana. Pero antes de todo eso, quiero desearos lo mejor en estas fiestas y en el 2018, que ya llega. A todas las personas que habéis hecho que 2017 sea un buen año: a los amigos de siempre, porque siempre estáis. Por seguir compartiendo momentos juntos, por esas carcajadas que hacen que te duela la barriga. A mi pequeña siamesita Eri y a mi persona, Bárbara, por no soltarme nunca la mano y dejarme ser yo sin paliativos. A mi familia, porque a pesar de nuestras peleas nuestro amor es incondicional. A José, el mejor recomendador musical del mundo, por iluminarnos cada semana con su buen gusto. A mis compañeros de trabajo por ser los mejores que pudiera desear, y por hacer que volver a la ofi cada mañana sea menos drama. A los amigos a los que veo mucho menos de lo que me gustaría, you’re always on my mind. A la gente que he conocido a través de las redes sociales y que se han convertido en imprescindibles. A los que me leéis por aquí, porque me hace una ilusión tremenda. Y al amor de mi vida, por hacer que ésta sea más bonita. Para ti no tengo palabras, amor, espero saber transmitírtelo todo con hechos cada día.

Nos acompaña en este sábado preNochebuena el gran Seal, con este Every Time I’m With You. ¡Feliz Navidad! 

Dolor de espalda, de mandíbula… En los hombres, todo eso es seguramente lo que parece. En las mujeres, son los síntomas de un ataque al corazón. A veces el síntoma oculta algo más profundo. Es la forma en que se presenta.

¿Qué pasa cuando dejas de esconderte tras la máscara? ¿Cuál será tu próximo paso? ¿Vas a lanzar un golpe a ver adónde llegas? ¿O darás un paso atrás y esperarás a ver si te pegan por sorpresa? Tú decides. Puedes retirarte o devolver el golpe. ¿Qué vas a hacer?

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 17.

#RMs51 “The Christmas Song”, Nat King Cole

¡Hola, bonitos! ¿Cómo vais, rebosantes ya de espíritu navideño? Yo a tope, ya me conocéis! Ahora en serio, de lo que sí tengo muchas ganas es de darlo todo mañana con mis compis en la cenita de empresa (temo por mi vida el viernes, por favor enviadme todos los remedios que conozcáis para paliar la resaca).

Estas fiestas siempre me resultan un poco tristonas por toda esa gente a quien echo de menos pero, para variar, voy a tratar de apartar al Grinch que llevo dentro y disfrutar de la Navidad sin agobiarme, entre otras cosas, por los millones de calorías de las tradicionales comilonas. Que encima es que no hay excesos solamente en las fechas señaladas, que aparte todos tenemos mil eventos y reuniones sociales. Sin ir más lejos, yo hoy tengo cañas con los compis del curso de Traducción Audiovisual. Pero bueno, ya llegará el 8 de enero y podremos solucionar el estropicio.

Hoy tenemos por aquí a una de las figuras más importantes del jazz de todos los tiempos. Nat King Cole nos canta un precioso villancico con esa voz profunda y aterciopelada, y aquí os dejamos con esta pequeña joya: The Christmas Song. Es la forma que tiene José de desearnos a todos unas felices fiestas ;) Yo ya lo haré el sábado cuando postee el monólogo. Que tengáis una gran semana!

«Todos mienten», Mindy Mejía

Hello, my darlings!

Dos posts en dos días, ¿cómo os quedáis? Aprovechando que es fin de semana y que tengo algo más de tiempo, quería compartir con vosotros la que será la última lectura conjunta en la que participe del proyecto #SoyYincanera.

Se trata de Todos mienten, la segunda novela de la escritora norteamericana Mindy Mejía. La sinopsis es esta:

Hattie Hoffman está en el último año de instituto y tiene un futuro prometedor por delante como actriz. Cuando aparece brutalmente asesinada tras el estreno de la obra de teatro de la que era protagonista, la tragedia golpea a quemarropa la pequeña ciudad en la que vive. Del Goodman, el sheriff local, muy amigo del padre de Hattie, promete dar con el asesino, pero la investigación acaba desvelando más secretos que respuestas: Hattie también era una gran actriz fuera del escenario.

Contada a partir de tres puntos de vista diferentes, la del sheriff, la del profesor de instituto de la joven y la de la propia Hattie, esta trepidante novela narra la historia de Hattie y de todo aquello que sucedió en su último año de instituto.

Absorbente y totalmente adictiva, ésta es una novela ejecutada sobre arenas movedizas; una trama en la que la manipulación, la identidad y la delgada línea que separa inocencia y culpabilidad se dan la mano para dejar al lector sin aliento hasta el final.

Como se recoge en la propia sinopsis, la novela está narrada en primera persona desde tres puntos de vista:

  • el de la propia Hattie, que va contand cómo es su vida hasta el momento mismo de su muerte. Su relación con su familia y amigos del instituto y, sobre todo, sus ganas de labrarse un futuro como actriz en Nueva York.
  • el de Del Goodman, sheriff de Pine Valley, el pequeño pueblo donde reside la víctima con su familia, de la cual Del es buen amigo. Transcurre en el presente, desde la aparición del cuerpo de Hattie hasta que se descubre al asesino.
  • el de Peter Lund, profesor de Literatura de la joven, que también se siente atrapado en Pine Valley al llegar hasta allí arrastrado por su mujer, quien debe cuidar de su madre enferma. También va desde el pasado hasta que termina la investigación por el asesinato de Hattie.

Creo que el título, Todos mienten, es una referencia al carácter de los personajes, principalmente al de la protagonista, que manipula a los demás para conseguir lo que quiere. Pero no es la única: hay otros en los que no se hace demasiada incidencia pero que también son bastante manipuladores. Lo que más me ha gustado de ellos es que todas las figuras femeninas aparecen revestidas de un valor y una fuerza enormes. Son mujeres llenas de coraje, que tiran para adelante hasta en las circunstancias más adversas. Los personajes masculinos, sin embargo, carecen de ese coraje.

El estilo de la novela es bastante comercial: ágil y fresco, te deja con ganas de seguir avanzando para saber quién es el culpable. Sin embargo, en el final me esperaba otra cosa, supongo que había puesto muchas expectativas. No obstante, creo que es una buena alternativa de regalo para estas fiestas (un libro siempre me parece el mejor de los regalos, sabedlo).

Si os animáis y le dais una oportunidad, podréis pasar un buen rato viendo cómo los cimientos de un pequeño pueblo de Minnesota se sacuden al perder de forma trágica a una de sus habitantes más prometedoras.