Licencia para soñar.

Así titulaba AS la crónica de la abultada victoria del Madrid frente al Tottenham en la Casa Blanca.

Y yo digo hoy: ¿por qué no?

Soy madridista irredenta. Desde pequeñita. No tuve opción: mis dos tíos preferidos (mi padrino, Carlos, y el marido de mi tía, Juan Carlos) condicionaron mi debilidad por los de Concha Espina.

A medida que fui creciendo esa debilidad se concentró en un jugador de larga melena que compartía su segundo nombre con mis dos mentores futbolísticos: Fernando Carlos Redondo, apodado El Príncipe. Digamos que aquí intervenían otros factores más allá de su buen hacer con el esférico… La pubertad tiene estas cosas.

El caso es que formo parte de ese grupo de especímenes femeninos (cada vez menos raros, todo hay que decirlo) a los que les gusta el fútbol. Sobre todo si juegan el Madrid o la Selección.

Esto es una ventaja, especialmente si tu pareja es del mismo equipo. Cero discusiones. Si hay partido y no lo televisan en abierto, pues al bar con sus amigos y unas cañitas. Que lo ponen en la tele, pues cenita rica y a ver el fútbol. Y a celebrar los goles juntitos!

Y ya cuando juega la Roja es la leche. La tarde-noche del 11 de Julio de 2010 creo que será inolvidable para muchos de nosotros. Recuerdo que estaba en mi casa viendo la ceremonia de clausura, esperando que mi chico viniese a recogerme para ir a ver el partido, cuando sonaron los primeros compases del Waka Waka de Shakira (esa que las malas lenguas dicen que ha sido vetada en el Bernabéu por su relación con el buenorro del Barça, el Sol Piqué. A mí me sigue gustando igual. Y él si no fuese del Barça me gustaría más).

Pues nada ahí estaba la colombiana con su “Hay que empezar de cero para tocar el cielo” cuando me mira mi madre y exclama: “¡Hija, pero si estás llorando!” Y le contesto, entre sollozos: ¡”Es que no me creo que estemos en la final!”

Todavía se me ponen los pelos como escarpias cuando oigo la canción (mi yo psicóloga tendría mucho que decir sobre este fuerte condicionamiento…), porque como le dije a mi madre, yo no pensé que España llegaría a la final, y mucho menos que ganaría (siendo del Madrid podréis comprender que hace tiempo que abandoné el optimismo futbolístico. Imaginaos si fuese del Atleti).

Pero llegó el gol mágico del de Fuentealbilla, y San Iker levantando la copa y dándole a la Carbo un beso que la dejó sin palabras, a ella que no se calla ni debajo del agua!

Por eso, aunque ahora el Barça sea prácticamente invencible, y tengamos que enfrentarnos a él 4 veces en menos de un mes, creo que puede haber algo de esperanza. No sé si será hoy la noche, o tal vez el miércoles (si yo fuese Mou me centraría en Copa y Champions), pero creo que llegará.

Al fin y al cabo y aunque a los culés les cueste reconocerlo, el fútbol son rachas y todo lo que sube… baja. Ahora ellos son los que están en una posición de poder, permitiéndose comentarios fuera de lugar en los medios de comunicación (manitas y compañía), pero que no se olviden que quienes están enfrente no son unos cualquiera.

Tienen poca memoria estos blaugranas. Están empeñados en hacernos creer que desde que la tele es en color su dominio ha sido indiscutible. Que toda la vida han jugado así, con una cantera magistral que les provee de Balones de Oro día sí día también. Se olvidan los culés de cuando su equipo era “La Naranja Mecánica” pero en rojo y azul. De que se gastaban lo que podían y más para llegar al nivel de un Madrid que les superaba. Y esto fue ya todo en los últimos diez-quince años, señor Valdés, a ver si tira usted de una vez la tele de tubo de su casa, que digo yo que con lo que cobra le daría para una de plasma, donde los colores se ven perfectamente.

El Universo recuperará su equilibrio muy pronto.

Disfrutad mientras tanto, azulgranas, que no todos los ojos lloran en el mismo día!

2 comentarios en “Licencia para soñar.

  1. yo me hice madridista por hugo sanchez! que no era tan guapo como redondo pero daba volteretas y metia goles de chilena!! muy bien rosa!! , muy bien escrito, la proxima entrada la haces sobre por qué la fontana de oro tiene una orbita gravitatoria propia que te hace acabar siempe alli!!!

    Me gusta

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .