El verano de mis 26

Aquel verano del 2011 pasaba rápido, a la velocidad de la luz. Entre agobios por tener que entregar un trabajo estúpido de 80 páginas. Asqueada por una dieta que me iba quitando kilos a un ritmo menor del esperado (cierto era que no la respetaba al 100%). Un verano en el que apenas me tomé una copa, y ni tan siquiera probé los helados. Un verano extraño, con muchos altibajos en el clima. Con muchos altibajos en mi estado de ánimo también, debido quizá a la falta de sueño que me ocasionaban los diversos shows nocturnos que tenían lugar día sí, día también, a la puerta de mi casa.

Siempre he dicho que yo soy de otoño, y creedme, este año tengo más ganas que nunca de que llegue.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .