El rumor.

Imaginaos una pareja de larvas de carcoma, chico y chica, que se conocen y deciden irse a vivir juntas a una bonita mesa de madera. Ya instalados en su nidito de amor, los bichitos comienzan a tener hijos, a la vez que empiezan a alimentarse de la mesa. Un mordisco por aquí, otro por allá. Al principio casi ni se nota. Pero la familia crece de manera desmesurada, y en poco tiempo, la mesa está hueca por dentro.

Así veo yo el funcionamiento de los rumores. Empiezan como algo inofensivo, un comentario inocente (o no tan inocente), mal interpretado tal vez, o una broma o exageración a la que, sin saber cómo ni por qué, la gente da credibilidad. Y empiezan a transmitirse como la carcoma, como un virus, como un tumor en plena metástasis, haciendo que a la larga la víctima de ese rumor sufra consecuencias graves, tanto en su reputación como en su autoestima.

Como os podéis imaginar, este tema viene a colación por un asunto personal, a raíz de una conversación que he tenido hoy sobre algo que pasó hace mucho tiempo. A lo largo de mis 27 años he sido objeto de muchos rumores (desventajas de vivir en un pueblo), a cual más disparatado y siempre desagradables. En honor de sus inventores hay que decir que tienen una imaginación muy fértil.

No presumo de ser una santa. He hecho muchas cosas en esta vida, algunas bien y otras no tan bien, pero desde luego no merecía en ningún momento soportar determinadas barbaridades que se ha dicho sobre mí y que me han condicionado ya para el resto de mi existencia.

A día de hoy ya no me afecta como antes, cuando me parecía que el mundo se iba a acabar y no quería ni salir de casa. Con la edad, me he dado cuenta de que las personas que realmente me conocen y me quieren no se creen ni una palabra de todos esos embustes, y la opinión de los que no me conocen, me importa bien poco. Además, estoy empezando a pensar que muchos de estos bulos nacen de la envidia y en el fondo, siento pena por las personas que necesitan hacerlos correr. No sé cómo pueden dormir por las noches.

Creo que cuando contamos un cotilleo no somos conscientes de las consecuencias que puede traer, y deberíamos plantearnos si eso que estamos difundiendo puede ser mentira, o si va a hacer daño a alguien. En caso afirmativo, tendríamos que aprender todos a meternos la lengua en el culo (perdón por la expresión).

Desde aquí quiero invitar a todas esas personas que en uno u otro momento han dicho cosas feas sobre mí, por el motivo que sea, que vengan a decírmelas a la cara, y que me expliquen cuándo, cómo, dónde y con quién he hecho todo lo que dicen. Que estoy muy tranquila, que con la verdad por delante se va a cualquier sitio y que no soy la Preysler para tener que estar siempre en boca de todos.

A ver si follamos más y jodemos menos. He dicho, señores.

Un comentario en “El rumor.

  1. no te ha ocurrido nunca que te enteres de cosas antes de hacerlas o que ni las hagas?? la imaginación de la mala gente no tiene límites, es mejor pasar de largo de esa gente, que digan lo que quieran, seguro que mas tienen que callar ell@s que tú, es lo malo de los pueblos, hasta las paredes tienen ojos y se crean sus propias historias que nada tienen que ver con la realidad, un dia te ven andando y al momento ya se piensan que te ocurre algo, al 2º dia mucho peor y asi… no te preocupes x eso que digan de ti, tus verdaderos amigos saben la verdad y la gente que te quiere, el resto, que se metan en su casa y se miren al espejo si puedenme comparo contigo, antes el mínimo rumor me afectaba hasta que dije se acabó! que digan lo que quieran que yo estoy muy tranquilo que no hago nada malo y no tengo que dar cuentas a nadie.Un beso y a ser fuerte!!

    Me gusta

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .