Tarde de corte puro en Íscar

La cubierta de Íscar acogió ayer, una vez más, la semifinal de uno de los certámenes más importantes para los aficionados a los festejos populares: la Liga del Corte Puro. 20 toreros, clasificados en las eliminatorias de Benavente y Arévalo, se dieron cita en el coso iscariense para luchar por una plaza en la final de Valladolid.

Abrió el festejo Jesús Benito “Chispa” de Valdilecha, ganador de la clasificatoria zamorana, ante un novillo castaño girón, de La Campana y de nombre Bienmesabe, que fue de menos a más y luego a menos de nuevo. Le siguieron en la serie Rubén Sánchez (Valladolid), José Manuel Medina “Zorrillo”, de Arévalo, Sergio Delgado (Chinchón) y Jonathan Castaño de Medina del Campo.

Estuvo cumbre el abulense, firme, pies juntos, pero los jurados de la empresa organizadora, siempre polémicos, decidieron que en esta liga del corte puro debe primar el apurón y la falta de estética de Sergio Delgado, provocando los pitidos del respetable.

En la segunda ronda partía toro el campeón en Arévalo, Víctor Holgado, de Vezdemarbán, que estuvo perfecto frente a Comandante, un negro mulato de La Campana, muy bien presentado pero que perdió fuelle rápidamente. En este grupo también destacaron Cristian Moras (Medina del Campo) y Rubén Monzón (Arganda del Rey). Su paisano Juan Manuel Corcobado -siempre dudo si es con B o con V- resultó cogido pero solo presentaba golpes y varetazos, y salió a recoger una ovación del caluroso público que abarrotaba la plaza y a agradecer al director de lidia su rápida actuación, que impidió males mayores.

Roberto Vidal (Villavicencio de los Caballeros) arriesgó tras la cogida de Corcobado para tratar de realizar su segunda suerte pero no pudo lograrlo por lo complicado del astado. Se clasificó el marbano para la final.

Tercer grupo y cambio de ganadería con Embajador, negro salpicado de Concha y Sierra. Abría la ronda otro de Arganda, Rubén Fernández “Cuatio”, seguido de dos paisanos: Jonathan Estébanez “Peta” y Javier Asenjo “Quisquilla”. Tras ellos, dos castellanos: Rafael Sanz (San Rafael) y Saúl Rivera (Peñausende). Para mi, destacaron Rafi en los dos primeros cortes y Peta, pero sólo este último se llevó el gato al agua.

Retador, otro mulato de La Campana herrado con el 6, para otro grupo fuerte. Comenzó José Antonio Pérez “Josele” (Peñalver), y le siguieron por este orden Conrado Ortiz “Conra” (Torrejoncillo), Sergio García “Tororo” de Morales de Toro, Javier Santander “Gusi” de Arganda del Rey, y Alberto Panadero, de Chinchón.

El zamorano estuvo muy muy bien y pasó a la final, al igual que Gusi, como mejor segundo del concurso. Otra decisión del jurado que también fue muy cuestionada, pero ya se sabe esa querencia que tienen los organizadores con Arganda del Rey.

Se midieron en la final cinco valientes a Risueño, mulato como sus hermanos de La Campana, frente al que los toreros pusieron toda la carne en el asador. Entre pitos realizó Sergio Delgado todas sus suertes. Muy bien Peta, Gusi mejor que en la serie, y Tororo haciendo el concurso de su vida.

Y al de Vezdemarbán, que quería llevarse el trofeo a casa, ajustando aún más sin ser necesario, pues la final ya era casi suya, le ganó por una vez el duelo Risueño, levantándolo por los aires y obligándolo a pasar por enfermería, donde fue operado de una cornada de 14 cm.

Mientras el jurado deliberaba quién debía ser el ganador de este concurso en el que la novillada tuvo desigual juego y presentación, saltó al albero el grupo Arte de mujer. Y con todo el respeto que merece quien se pone delante de un animal de estas características, debo decir que la única que le echó un par fue Rocío. Ovación merecida para ella.

El resultado de esta semifinal, la que abre la puerta del coso del Paseo Zorrilla, fue el siguiente: Víctor Holgado se alzó con el quinto premio. Al hallarse en enfermería, recogió su trofeo Rubén Sánchez, y se lo entregó por expreso deseo del marbano a Ismael Alonso, un periodista que acaba de participar en #PedaladasContraElCáncer, haciendo casi mil kilómetros en bicicleta para recaudar fondos.

El cuarto fue a parar a manos de Sergio Delgado, y un suspiro de alivio audible recorrió el tendido. Insisto, desde el respeto que merece quien está delante de un toro, hubo quien mereció mucho más una plaza en la final de Íscar y ya empieza a ser bastante sospechoso lo que pasa con algunos cortadores y esta empresa.

(INCISO: Lo siento si a alguien le parece mal, pero es mi opinión, que he tratado de expresar con el mayor respeto y educación posibles. Como aficionada que paga su entrada tengo derecho a decir lo que me dé la gana en mi blog, y al que no le guste, que no lo lea).

El bronce se fue a Arganda, con Gusi. La plata también, para Jonathan Estébanez “Peta”.

Y el oro se quedó en Castilla, que por algo es la cuna del corte puro, al que supuestamente hace honor esta competición aunque en muchas ocasiones quede en entredicho. Sergio García “Tororo” se alzó con un triunfo merecido, tras una de sus mejores tardes.

Os dejo con una pequeña galería fotográfica que puedo compartir con vosotros gracias a mi amiga Rocío Barrocal que me ha cedido las imágenes muy amablemente ;) Espero que os haya gustado este post tan distinto, alguno más habrá en lo que queda de verano!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .