Miénteme

Así de tajante es el título de este episodio de Anatomía de Grey. Esta semana, como andaba un poco baja de ánimo y energía, he estado revisitando el Seattle Grace (concretamente el final de la tercera temporada e inicio de la cuarta) y me reafirmo: es mi serie preferida de todos los tiempos.

Breaking Bad, otro must para los seriéfilos de pro, todavía no ha llegado a engancharme, y me da miedo hincarle el diente a Los Soprano. Las obras de arte no están hechas para mi, me temo…

Como veo que me estoy enrollando y no procede, porque a ver, es sábado, tengo mil cosas que hacer, y bla bla bla… os voy a dejar ya con el monólogo de hoy y una preciosa canción para acompañarlo:

A los médicos se les enseña a ser escépticos, porque los pacientes casi siempre mienten. La regla es que todos los pacientes mienten, mientras no se demuestre lo contrario. Mentir está mal. Eso nos dicen constantemente desde que nacemos. La sinceridad es la mejor cualidad, la verdad te hará libre, no mentirás y esas cosas. Lo cierto es que a veces hay que mentir. Nos mentimos a nosotros mismos porque la verdad es muy dolorosa.

Por mucho que intentemos ignorarlas o negarlas, las mentiras caen por su propio peso. Nos guste o no. Pero la verdad de la verdad es que duele, así que mentimos.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .