Deja que los ángeles se suiciden

Buenos días de sábado! Que no os engañe este signo de exclamación, aún estoy medio dormida. Dani es más listo y sigue en la cama, con Noa enroscada a su lado… Pero hay muchas cosas que hacer así que si no quería faltar a mi cita semanal en Seattle, tocaba mover el culo ya.

El monólogo de esta semana habla de lo difícil que nos resulta a veces entregarnos por completo a lo que estamos haciendo, aun cuando esa entrega puede ser la clave de nuestro éxito.

La canción escogida para acompañarnos hoy a través de las palabras de Meredith se llama Notice y es de Gomez.

Lograrlo. Conseguir de verdad ser cirujano requiere la máxima entrega. Debemos desear coger un bisturí y hacer una incisión que puede ser o no más perjudicial que beneficiosa. Todo se reduce al deberse. Si no lo hacemos no deberíamos ni siquiera coger el bisturí.

Hay momentos en los que hasta a los mejores les cuesta entregarse. A veces nos sorprende que en muchas ocasiones nos permitamos renunciar a la entrega. Entregarse es complicado. Y otras veces nos sorprende lo profundamente que nos hemos entregado. Porque entregarse de verdad requiere esfuerzo y sacrificio. Y por ello, a veces aprendemos del modo más duro que hay que sopesar muy bien nuestra entrega.

Anatomía de Grey, temporada 3, capítulo 6.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .