Adicción/amor

Hola chicos, hoy no puedo dedicaros mucho tiempo, ¡estoy de mudanza! Así que cuando me leáis, estaré guardando mi vida en cajas. Sé que es para mejor, pero ¿no os parece un poco triste eso de las cajas de cartón apiladas, con tantas cosas que nos importan dentro?

Me pasa como cuando estoy en la estación, y veo a la gente tirando de pesadas maletas. Quizás están felices porque van a reunirse con su familia, o a disfrutar de un viaje en compañía de sus amigos, pero a mi me entra una pena tremenda. Sobre todo cuando vuelvo a Madrid…

Ale, ya lo sabéis, las estaciones y las mudanzas me ponen melancólica. El post de hoy se llama “Adicción/amor”, y es que muchas veces confundimos una cosa con la otra. Que me lo digan a mi… Hay adicciones casi imposibles de superar, que arrastras contigo durante 11 años. Pero un buen día, decides borrar su teléfono de tu móvil y sientes que has dado un paso gigante aunque no te hayas movido de sitio. Porque una adicción es solo eso, nada de amor, solo enganche.

En cambio, hay veces que no sabemos valorar el amor. Lo damos por sentado, nos acostumbramos. Hasta que pasa algo que te hace darte cuenta de que esa persona que tienes al lado es aún más maravillosa de lo que pensabas. Y que cuando estáis juntos el mundo te parece un lugar mejor. Y te sientes a salvo.

Nos acompaña hoy Gomez con una canción de precioso título: Moon and sun. Disfrutad del finde, y si a alguien le apetece colaborar con la mudanza, será bien recibido ;)

En el hospital vemos adicciones a diario. Cuesta creer cuántas adicciones hay. Sería muy fácil si sólo hubiera drogas, alcohol y tabaco. Lo más difícil de superar una adicción es querer superarla. Nos enganchamos por un motivo, ¿no? Algunas veces, demasiadas veces, lo que empieza como algo normal en tu vida se convierte en una obsesión, y de repente dejas de controlarlo. Buscamos la euforia, eso que logra que todo lo demás se desvanezca.

Lo malo de las adicciones es que nunca acaban bien. Llega un momento en el que lo que nos ponía eufóricos deja de hacerlo y empieza a doler. Dicen que no superas tu adicción hasta que tocas fondo, pero ¿cómo sabes que lo has tocado? Porque por mucho que algo te duela, a veces dejarlo duele aún más. 

Anatomía de Grey, temporada 4, capítulo 2.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .