No saber pedir perdón

Buenos días mundo. Sí, sé que no son horas, pero nunca es tarde si la dicha es buena (o eso dicen). Y aparte, “buenos días” me parece mucho mejor inicio de post que “tengo un resacón que me muero”, que es lo que realmente debería decir.

Anoche asistí a la cena de inauguración del piso de mi prima Clara y su novio. Supongo que ahora entiendo lo que sintieron mis papis cuando yo me fui de casa: una mezcla de orgullo, miedo y tristeza porque los pequeños vamos creciendo. La cena, de temática mexicana, fue todo un éxito, y los anfitriones estuvieron soberbios. Excepto con los margaritas, que se les fue la mano y claro… Así tengo yo hoy este cuerpo de jota… Pero lo pasamos muy bien, que es lo importante :)

Estoy un poco agobiada por algunas cosas, pero como no quiero preocuparos, y como es muy difícil escribir teniendo una gata encima del teclado, hasta aquí los asuntos personales.

El fin de la quinta temporada se va acercando. Y una de mis canciones preferidas de la banda sonora pertenece al capítulo de hoy. Se llama Turn and turn again y es de All thieves. Disfrutadla mucho.

¿Recordáis cuando eráis pequeños y mordíais a otro niño sin querer en el recreo? El maestro decía: “¡Pídele perdón!” Lo decíamos pero no lo pensábamos, porque el mocoso al que le habíamos mordido se lo merecía. Pero cuando creces, disculparse no es tan fácil. Cuando acaban los días de recreo hay que decirlo en serio. Cuando eres médico, “perdón” no es una palabra bonita. Significa: “te estás muriendo”, “no puedo ayudarte” o que va dolerte mucho.

Como médicos no podemos reparar nuestros errores y no nos perdonamos por ello, aunque son gajes del oficio. Pero como seres humanos, podemos intentar hacer lo mejor. Reparar los errores aunque parezcan irreparables. “Lo siento” no siempre es suficiente, quizá porque se utiliza muchas veces, como arma, como excusa. Pero cuando lo sentimos y lo utilizamos como es debido, cuando lo pensamos… Cuando nuestras acciones dicen más que las palabras, cuando lo hacemos bien, “lo siento” es perfecto. Cuando lo hacemos bien, “lo siento” nos redime.

Anatomía de Grey, temporada 5, capítulo 21.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .