Invasión

Buenos días a todos. No sé si el título del monólogo de hoy puede parecer un poquito macabro, a tenor de los recientes acontecimientos que están sacudiendo al mundo.

El miércoles, unos islamistas asaltaron las oficinas del semanario satírico francés Charlie Hebdo y asesinaron a sangre fría a doce personas. La causa: unas caricaturas sobre el Islam. Una ola de terror, rabia e indignación surgía en la gente. Resulta muy difícil entender que unos chistes gráficos, por muy críticos que sean con las ideas o creencias de nadie, puedan costarte la vida.

Además, no parece que vaya a quedarse en un hecho puntual y aislado, ya que desde ese día ha habido varios tiroteos en Francia. Los perpetradores del atentado fueron abatidos ayer, a la vez que otro que había tomado un supermercado con rehenes. Y en Madrid, el jueves por la tarde hubo alerta por un paquete sospechoso en la estación de metro de Nuevos Ministerios. Yo, que pasé por allí de camino a mi cita quincenal con la báscula, me acojoné muy fuerte. Al final resultó ser una caja de zapatos, sin más. Pero evidencia el grado de psicosis que está haciendo mella en nosotros.

Como comenté ayer en Twitter, el problema no es la religión, la política o el fútbol, sino el extremismo de estas ideas que te lleva a matar por ellas. Los ultras del Madrid Río, o los asesinos de Charlie Hebdo son seres con el cerebro lavado, sin inteligencia o ideas propias, para quienes es más fácil gritar consignas o seguir instrucciones que pensar por sí mismos. Pero no debemos caer en generalizaciones y mucho menos en el ojo por ojo con gente que practica el Islam (que hay que diferenciar de Islamismo).

En esta pequeña parte del mundo, también somos Charlie.

La libertad de expresión no puede ser silenciada por la violencia o las armas #JeSuisCharlie

La libertad de expresión no puede ser silenciada por la violencia o las armas #JeSuisCharlie

Tras esto, creo que no cabe decir mucho más. Así que os dejo el monólogo de hoy acompañado de Your ghost, un tema de Kristin Hersh en el que cuenta con la colaboración de Michael Stipe, líder de R.E.M.

Cuando enfermas, todo empieza con una bacteria. Un único y repugnante intruso. En poco tiempo el intruso se duplica, y son dos. Después, los dos se convierten en cuatro, y los cuatro, en ocho. Y antes de que tu cuerpo se de cuenta, le están atacando. Es una invasión. La cuestión para el médico es: cuando aparecen los invasores, cuando se apoderan de tu cuerpo ¿cómo te deshaces de ellos?

¿Qué hacer cuando la infección te ataca y se apodera de ti? ¿Haces lo que debes hacer y tomas las medicinas o aprendes a vivir con ello y esperas que desaparezca? ¿O te rindes y dejas que te mate?

Anatomía de Grey, temporada 6, capítulo 5.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .