Dale una oportunidad a la paz

Qué semana tan horrible. Si algo que empieza por el día más triste del año no puede terminar bien… Ha habido momentos buenos (muy buenos, para qué mentir) pero si tuviera que ponerle una nota global a estos días, no creo que llegase al aprobado. Una epidemia de fallecimientos de familiares de algunos amigos muy queridos (de hecho ahora me voy a un funeral), medio kilo de más en la báscula, cantidades ingentes de trabajo… En fin.

Este finde se lo consagraré casi por completo al estudio, que es como me gusta llamar a eso que hago de abrir los apuntes y pasarme horas delante de ellos viendo el tiempo correr. Pero antes, quiero compartir con vosotros el monólogo de hoy.

El encargado es el doctor Derek Shepherd (ooooh, McDreamy!! -suspiro de morir de amor-), al que dobla en castellano el gran Claudio Serrano, uno de los mejores actores de doblaje de este país al que conoceréis, sobre todo, por prestarle su maravillosa voz a Christian Bale en la trilogía de Batman de Christopher Nolan.

Para amenizaros la lectura os dejo una canción que se llama End of all time y pertenece al grupo Stars of track and field. Disfrutad y feliz finde!

 

Pregunta a los cirujanos por qué se hicieron cirujanos. Seguramente te dirán que por la euforia, por la emoción, por lo que sientes cuando abres a alguien para salvarle la vida. Para mí fue distinto. Quizá porque me crié con cuatro hermanas. No, sin duda fue por eso. Fue el silencio lo que me atrajo de la cirugía. El quirófano es un lugar silencioso, apacible, para que estemos alerta ante las complicaciones. Cuando estás en el quirófano con tu paciente sobre la mesa, el ruido del mundo, las preocupaciones desaparecen. La calma se apodera de ti. El tiempo pasa sin darte cuenta. En ese momento te sientes en paz.

Pregunta a los cirujanos por qué se hicieron cirujanos. Seguramente te dirán que por la euforia, por la emoción. Yo lo hice por la tranquilidad. La paz no es un estado permanente. Existe por momentos, por instantes, y desaparece antes de que nos demos cuenta. Podemos sentirla en cualquier momento: en el gesto de cariño de un extraño, en una tarea que requiere concentración, o en el consuelo de la rutina. Todos los días experimentamos momentos de paz. El truco está en saber cuándo suceden para poder abrazarlos, vivirlos. Y luego dejarlos marchar.

Anatomía de Grey, temporada 6, capítulo 7.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .