Me gustas mucho más cuando te desnudas

Ha amanecido un día fantástico en Madrid: hace sol, la temperatura es agradable, los pájaros cantan… Bueno, lo de los pájaros era una licencia poética, que aún no he salido de casa. Sin embargo, como apenas he descansado, no me siento demasiado inclinada a disfrutarlo.

Me he pasado toda la noche soñando con cosas del trabajo, con la sensación de que me iba a quedar dormida para ir a la ofi. ¡Así no hay forma de desconectar! Como si no tuviese bastante durante la jornada laboral, para encima currar también en sueños. Grrrr!

Además, entre Noa, que es la que controla lo que puedo dormir y lo que no (que me quede en la cama más tarde de las 9.30 un sábado debe parecerle ofensivo) y las obras de El Escorial, digo del ático, no hay manera de remolonear, así que toca ponerse mona y a la calle a hacer un poquito de vida social.

Como cada sábado, os dejo un monólogo de mi serie preferida. El título es de lo más sugerente, ¿a que sí? A ver si esta noche o mañana me pongo a ver capítulos cual loca para los siguientes posts, ¡porque ya apenas me quedan en la reserva! Me encanta revivir las historias del SGH, que muchas se me han olvidado ya (lógico por otra parte, que llevamos once temporadas así como quien no quiere la cosa).

He escogido, para que nos acompañe en la lectura, una preciosa canción de Ingrid Michaelson, que se está haciendo con el monopolio musical de la sección ;) El tema se llama Everybody. Disfrutad mucho del finde, que se va volando!

La primera regla en cirugía es evitar riesgos. Las manos deben estar limpias, las incisiones deben ser pequeñas, las heridas deben estar cubiertas. La segunda regla es que, cuando no puedas cumplir la primera, intentes otra cosa. A veces no puedes evitar riesgos. A veces el daño es tan grave que tienes que cortar a lo grande.

En cirugía, la curación comienza con un corte, una incisión que rasga la carne. Hay que dañar el tejido sano para poder ver el dañado. Parece cruel y en contra del sentido común, pero da resultado. Te arriesgas a abrir para curar. Y cuando acabas, cuando has cerrado la incisión, esperas. Esperas, con la esperanza de que el paciente se cure. De que lo que has hecho no haya sido empeorarlo.

Anatomía de Grey, temporada 6, capítulo 12.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .