Pérdidas, amor y legados

Buenos días mundo!

Sábado en el pueblo. He pasado una mala noche, con unos sueños rarísimos y totalmente desubicada al despertar. Por delante, un día lleno de planes que van desde estudiar a dejar de parecer Groucho Marx, pasando por celebrar el cumple tanto con mi familia como con los amigos del pueblo.

Antes de seguir con el post, me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre lo que he sentido tras los horribles atentados de París del viernes pasado. Creo que nuestros propios gobernantes no tienen vergüenza ninguna, que no son capaces de diferenciar entre un grupo terrorista (ISIS) y un país (Siria) o una religión o cultura enteras (el Islam), que son quienes más están sufriendo a los radicales (las declaraciones de Javier Maroto, del PP, son de traca).

Pienso que no está reñido llorar a las víctimas de París y también a los miles de personas inocentes que están pereciendo en una guerra auspiciada por intereses ocultos (o no tan ocultos) o a los 27 muertos de Malí.

Y me parece que entre la gente de a pie, que somos quienes de verdad sufrimos la barbarie mientras los que manejan el cotarro están a salvo en su casita, deberíamos unirnos y protegernos, no decir las salvajadas que he oído esta semana en contra de los musulmanes. Qué ignorancia… A veces me siento rodeada de papagayos zombis, que repiten sin pensar porque no tienen una pizquita de cerebro.

Perdonad por el speech pero es que no encuentro otro medio para expresar esta frustración y pena infinitas que siento.

Y ahora, al monólogo, que es precioso y a la vez muy triste. Nos acompaña Kathleen Edwards con un tema llamado Chameleon/Comedian. Espero que os guste y que tengáis un fin de semana maravilloso. Y que gane el Madrid esta tarde!! ;)

El cuerpo humano está diseñado para compensar las pérdidas. Se adapta y así ya no necesita lo que no puede tener. Pero, a veces, la pérdida es demasiado grande y el cuerpo no puede compensarla solo. Entonces intervienen los cirujanos.

Tenemos tantas esperanzas cuando algo empieza… Parece que sólo podemos ganar un mundo, no perderlo. Dicen que la incapacidad para aceptar las pérdidas es una forma de locura. Seguramente sí. Pero a veces es el único modo de seguir vivo.

Anatomía de Grey, temporada 8, capítulo 5.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .