Ojalá te sintieras solo

Llegó la hora de la verdad. Las últimas horas antes de unos exámenes para los que no he estudiado lo suficiente. Porque ¿a quién pretendo engañar? Podría haber hecho más. ¡Pero no sería yo! Estoy genéticamente programada para postergar todo hasta que no hay más huevos y toca ponerse a la tarea, eso es así.

Entenderéis que no me líe contándoos obra y milagros de esta semana, que además ha sido horrible (salvo alguna cosa, que diría Mariano).

Os dejo con el monólogo de hoy, junto con un tema de Metric llamado Help I’m alive. Yo me voy a chapar, no sin antes recomendaros a los que podáis que visitéis el maravilloso Carnaval de mi pueblo. Feliz finde!

A los cirujanos nos enseñan a consultarnos entre nosotros, a contrastar opiniones. Animamos a los pacientes a que pidan segundas opiniones. Pero, ¿para qué pedir otra opinión si tienes razón? Porque si somos sinceros, los cirujanos se parecen a los cowboys. Vamos por nuestra cuenta.

Puedes pedir consejo a los demás, rodearte de gente de confianza. Pero, al final, la decisión es tuya. Sólo tuya. Cuando llega el momento de actuar y estás solo, entre la espada y la pared, la única voz que importa es la de tu cabeza. La que dice eso que seguramente ya sabías, la que casi siempre tiene razón.

Anatomía de Grey, temporada 8, capítulo 16.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .