Levántate, ponte de pie

captura-de-pantalla-2016-12-21-a-las-10-40-31

Al fin llegó. No he podido hacer nada por evitarlo. Las comilonas, los falsos buenos deseos… Sí, queridos, yo también soy de esa gente que no soporta la Navidad. Lo único bueno que le veo es que no tengo que currar y que por primera vez en siete años tampoco tengo que estudiar como una loca, por no haber hecho ni el huevo el resto del cuatrimestre, dicho sea de paso.

Hello, it's me.

Hello, it’s me.

Además, este 2016 ha sido un año complicado a muchos niveles y tengo unas ganas locas de despedirlo por fin, menos mal que sólo queda una semana. Como siempre, ha habido cosas buenas y cosas malas. Una de las peores ha sido perder a mi pequeña Noa, a quien echo de menos cada día como si se acabara de ir ayer mismo. Supongo que el consuelo llegará con el tiempo, mientras tanto no tengo más remedio que extrañarla y tratar de recordar los grandes momentos vividos a su lado y no el final, cuando estaba tan malita. Chiquitita, espérame en el puente del arcoiris. Te quiero hasta la luna y vuelta!!

Entre lo bueno, toda la gente maravillosa que he conocido a lo largo del año y la que lleva a mi lado muuuucho tiempo, apoyándome y sujetando mi mano en cada bache del tortuoso camino que ha sido este 2016 maldito. En especial esa persona que hace mi vida mucho más bonita y con la que hace unos meses construí un hogar. Gracias mi amor por tu paciencia, por los besos en la frente cuando estoy quedándome frita, por esos brazos que evitan que me rompa del todo y juntan los pedacitos cuando me da el bajón, por las cosas tan maravillosas que murmuras casi en sueños…

Ahora vamos de camino a Toro, donde celebraremos Nochebuena y Navidad. Os dejo el monólogo de uno de mis capítulos preferidos de Anatomía de Grey, el final es ÉPICO! La canción para acompañarnos es una versión del mítico Total eclipse of the heart de Bonnie Tyler. La canta Jill Andrews.

Que tengáis una Nochebuena llena de magia y del calor de vuestra gente. Este pequeño Grinch os manda muchos besos y los mejores deseos…

El fracaso es ineludible. A todos los científicos les han dicho que no, una y otra vez. Pero nos acordamos de los que nos cambiaron la vida. Los Curie, los Salk, los Barnard. Son los que no aceptaban un no por respuesta.

El fracaso es inevitable, ineludible. No debe tener la última palabra. Debes aferrarte a lo que quieres. No debes aceptar un no por respuesta y aceptar lo que venga. No cedas. No te rindas. Levántate. Levántate y ve a por ello.

Anatomía de Grey, temporada 10, capítulo 12.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .