No vamos a empezar

¡Buenos días queridos! ¿Cómo va el sábado? Para muchos ha sido una semanita corta con unos cuantos festivos de por medio, que siempre vienen muuuy bien, verdad? Yo estoy solita, y tras unos cambios de planes de última hora creo que me dedicaré intensamente al nesting, que es como llaman los modernos a no moverse de casa en todo el finde.

Por delante, una complicada agenda en la que conjugar el curso con el ocio, a saber, las miles de horas de series que tenía pendientes, la lectura de Khimera de César Pérez Gellida, que empecé anoche, la recuperación de las horas de sueño que se pierden entre semana… Vamos, que no voy a tener tiempo de aburrirme.

Soy uno de esos seres raros que disfrutan mucho de su propia compañía, aunque eche de menos a mi chico, cuya ausencia además acentúa la de mi chiquitina. Cuántos fines de semana siendo sólo nosotras dos, enredadas en un minúsculo sofá en el que parecíamos estar a salvo de todos los males del mundo. Ella sesteando encima de mí, dejándome las extremidades inferiores sin apenas riego sanguíneo, y yo muriendo de amor al verla tan tranquila, con ese aspecto tan apacible que tenía dormidita, aunque luego era un poco bicho.

Bueno, que me pongo moñas otra vez y no quiero daros el día. Que para eso ya está Shonda con esos lacrimógenos capítulos como el nuevo de Anatomía de Grey, que menuda llorera más gratuita ayer por la tarde.

Os dejo con un nuevo monólogo y una preciosa canción de Mary J. Blige que se llama Not Loving You. Disfrutad mucho y sed buenos! ;)

Los traumatismos son complejos, caóticos. Tienes ante ti a un cuerpo que ha sido reducido a una masa sangrienta. A veces no sabes por dónde empezar. Por suerte, alguien muy listo desarrolló un protocolo, el ABC: vía aérea, ventilación, circulación. El ABC mantiene con vida al paciente mientras piensas en cómo arreglar el estropicio. Lástima no poder resolver todo en la vida con un tubo endotraqueal.

El ABC en los traumatismos es una herramienta útil para mantener a un paciente vivo, pero sólo es un punto de partida. Cuando tenemos controladas las vías respiratorias, la ventilación y la circulación del paciente, empieza el trabajo más difícil. No sabemos cuánto tardaremos en limpiar el estropicio, cuando empiezas, porque a veces no sabes lo que te espera. No sabes a qué vas a enfrentarte. No sabes qué secretos guarda el cuerpo que tienes enfrente ni si, cuando todo acabe, habrá algo que merezca la pena salvar.

Anatomía de Grey, temporada 11, capítulo 6.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .