Las series que detesto (y que aun así sigo viendo)

Hola amigüitos! Hace tiempo que tenía pensado escribir este post, pero al final me lío por unas cosas u otras y claro… Hoy he sacado un ratito antes de la última sesión de rehab y aquí me tenéis. El titular es un poco para engancharos, pero no todas las series que voy a poner aquí me provocan el mismo odio visceral y/o malestar conmigo misma por seguir viéndolas (debido a esa manía/trastorno obsesivo que me impide dejar algo a medias). Vamos a tratar de ir de menos a más. Y sí, SE AVISAN TODOS LOS SPOILERS, así que os recomiendo que si os interesan algunas de estas series y no vais al día (aunque de alguna no voy al día yo, todo sea dicho) NO SIGÁIS LEYENDO!

New Girl: la sitcom protagonizada por Zooey Deschanel está un poco de capa caída. La próxima temporada será la última y aunque tampoco es que me disguste (los capis duran 20 minutos y está entretenida, incluso a veces te ríes y eso que se suele esperar de una comedia), no creo que la eche de menos.

Better Call Saul: Aún no hemos comenzado la tercera temporada del spin-off de Breaking Bad, así que no puedo juzgar mucho. No obstante, aunque creo que está bien, me parece lenta, tardan mucho en pasar cosas y a mí eso, acostumbrada como estoy a los trepidantes culebrones de Shonda, no termina de encajarme. Como esta es una de las series que veo con mi chico, seguiremos dándole una oportunidad en cuanto esté emitida la temporada completa (que ahora estamos con 13 Reasons Why y después nos pondremos con la quinta temporada de House of Cards).

Once upon a time: La ficción inspirada en los cuentos de hadas podría perfectamente haber terminado esta temporada. Tras una nueva batalla en la que el bien triunfa sobre el mal (sorpresón donde los haya, ¿eh?), se ve cómo con el paso del tiempo a todos les va fenomenal con su nueva vida. Los actores que dan vida a los protagonistas han anunciado que abandonan la serie, así que se inventan un salto al futuro en el que la historia vuelve a repetirse, con la hija de Henry buscándolo como él hizo con Emma en su día.

The Blacklist: Otra serie que meh. Pero que en el último capítulo me ha dejado con ganas de más. Al fin se despejó la incógnita sobre la relación que une a Elizabeth y Red (si has insistido en seguir leyendo esto a pesar de los spoilers que diligentemente avisé más arriba, no me eches luego la culpa!). Y sí, como tooodo el universo sospechaba, es su padre. Y eso que los guionistas nos hicieron creer lo contrario hace algunas temporadas. Pero a Raymond le va a costar lo de ganarse el cariño de su hija teniendo en cuenta que lo que parece ser el cadáver de Katarina (madre de Liz) estaba en una maleta que sale a la luz por obra y gracia del suicidio de Kaplan y acaba en manos de ¿Tom? ¿Pero este no estaba en su propio spin-off? Que no pienso ver, por cierto… De todas formas, si esta serie la cerrasen en la próxima temporada tampoco me importaba. Y que en su lugar vuelva The Mysteries of Laura porfa.

The Vampire Diaries: claro ejemplo de que no está bien engancharte a algo por los maromos que salen.Aquí se alinearon los astros y ya se ha terminado por siempre jamás. Los últimos capítulos me parecieron soberanamente aburridos y agradezco haberme despedido de Mystic Falls aunque eso signifique decirle adiós a mi cita semanal con Ian Somerhalder. Bye bye!!

 

The Originals: Spin-off de la anterior. Y otra serie que tal baila. Creo además que han vuelto a renovarla, pero ¿por qué, Señor? Tampoco le pongo demasiada atención, vamos, que me paso el capi con el móvil en la mano. Lo mejor es Hope, la hija de Klaus. Agradecería de todas formas que se termine de una santa vez, si es que no tiene sentido nada en el planteamiento…

Homeland: Partamos de la base de que considero a Carrie Mathison uno de los personajes femeninos más lamentables ever (está ahí ahí con Sookie Stackhouse de True Blood). Me resulta imposible empatizar con ella de lo tonta que me parece. Y cuando hace pucheritos, lo siento pero no. Dicho esto, de la sexta temporada sólo he visto dos capítulos. Ahora que ya voy estando más liberada iré viéndola poquito a poco, a ver qué tal se desarrolla, que sabiendo que habrá séptima me está dando toda la pereza. Y ahora vamos con el top 3 de series que me destrozan los higadillos cada vez que hay nuevo capítulo.

Pretty Little Liars: la serie de las adolescentes que van al instituto como saldríamos las demás de fiesta en Nochevieja se alza con una honrosa tercera posición. La trama lleva eones sin tener ni pies ni cabeza, cuando parece que se libran del asesino/bully resulta que siempre vuelve y así en un bucle ad infinitum. Pero ya se vislumbra la luz al final del túnel y pronto se sabrá quién está detrás del tormento que llevan padeciendo las pobres desde hace siglos. O no se sabrá pero sólo quedan cuatro capítulos y podré vivir en paz.

Twin Peaks: Mito seriéfilo donde los haya, objeto de culto, obra maestra de David Lynch, pionera en esto de las ficciones televisivas. Empecé Twin Peaks por aquello de que “tienes que verla” y, aunque la primera temporada no me desagradó del todo, la segunda me pareció soberanamente aburrida e incomprensible. Será para mí, que soy más simple que el mecanismo de un chupete, lo sé, pero no es mi estilo. Al final la dejaba puesta de fondo mientras limpiaba o hacía otras cosas para no sentir que la estaba abandonando. Cuando oí que habría tercera temporada casi me da un parraque. Aun así, todo el mundo está tan empalmado con ella que si mi chico se anima tendremos que verla. Los malos tragos, mejor en compañía.

True Detective: La ganadora indiscutible del ranking tiene que ser esta. Tanto, que creo que será la primera vez que no siga adelante si es que finalmente hay tercera temporada. También porque el parecido entre las otras dos no iba más allá del título, con lo cual no sentiré remordimientos ni sufriré temblores si hago como que no ha sido renovada. Pero vamos, ambas temporadas me parecieron un soberano coñazo.

 

Hasta aquí este sesudo análisis de las series que aborrezco y desearía no haber empezado nunca (o que no me apasionan en exceso, sin más). ¿Cuáles son las vuestras?

 

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .