«Konets», César Pérez Gellida. La historia llega a su fin…

«Konets» es una palabra rusa que quiere decir «FIN». Y eso es lo que hace César Pérez Gellida en su octava obra, que acaba de publicar y que lleva por título el vocablo ruso: poner punto y final a la historia que comenzó a contarnos ya hace años con su opera prima Memento mori.

Konets es una distopía futurista que actúa a la vez como precuela y secuela de Khimera. Os dejo la sinopsis oficial de ambos libros para que podáis situaros:

KHIMERA

2054. Tras la Guerra de Devastación Global, la realidad social y geopolítica ha cambiado rotundamente. Los viejos conceptos de la democracia y el capitalismo han sido enterrados por las corrientes transhumanistas y la tecnofagia. El poder se concentra en manos de las grandes corporaciones, sin embargo, todavía queda un cabo suelto, un molesto inconveniente que se escapa de las afiladas uñas de la Asamblea: Khimera.

En la arriesgada búsqueda de un enigmático personaje conocido como el bogatyr -héroe para algunos y villano para otros-, están puestas las últimas esperanzas de aquellos que luchan para lograr que el mundo cambie para siempre.

KONETS

Olek Opiozcenek no es únicamente un nombre más en el extenso listado de víctimas que conformaron la «obra» de uno de los más crueles asesinos en serie de la historia. Aquel niño nacido de la perversa simiente de Augusto Ledesma ha crecido bajo los cuidados de sus abuelos maternos y con el respaldo económico de una peculiar hada madrina: Rusalka. Sin embargo, Olek está empeñado en desenterrar esos secretos del pasado exprimiendo sus habilidades como hacker; pero, en ocasiones, descubrir el punto de partida condiciona el itinerario y, consecuentemente, el destino.

Konets es un thriller frenético, un tratado sobre la maldad estructurado en cuatro movimientos y desarrollado en dos escenarios temporales: la adolescencia de Olek y su madurez, o, lo que es lo mismo, el antes y el después de los sucesos que se narran en Khimera. Ambas novelas conforman el engranaje conclusivo entre las dos aclamadas trilogías «Versos, canciones y trocitos de carne» y «Refranes, canciones y rastros de sangre» que han atrapado a miles de lectores en el inabarcable universo gellidista.

 

En mi opinión, Konets es el broche de oro perfecto. Estructurada en cuatro movimientos, el primero y el tercero situados en 2029 y el segundo y cuarto en 2054 (tras los hechos sucedidos en Khimera), la novela alterna capítulos narrados en primera persona por Olek con otros en los que podemos seguir a los diferentes personajes, una gran orquesta, gracias al narrador omnisciente.

Esta obra me ha parecido mucho más fácil de comprender que Khimera, que en algunas partes se me hacía bastante densa. A pesar de los pasajes que tienen un lenguaje informático muy técnico, con el que en algunos momentos me perdía un poco, creo que recupera el más puro «estilo Gellida» caracterizado, entre otras cosas, por un ritmo muy ágil, con unos finales de capítulo que casi te obligan por la fuerza a seguir avanzando. Y es que el de Valladolid maneja los tiempos y los cliffhangers como nadie, muy rollo seriéfilo, y nos lleva por donde él quiere sin que nos demos ni cuenta.

El personaje que soporta gran parte del peso de Konets es Olek, y es curioso ver cómo evoluciona a lo largo de los diferentes movimientos y también las sensaciones que provoca en el lector, pues nos lleva del amor al odio en apenas unas líneas. Clave es también la figura de Rusalka, pero no quiero deciros más porque tengo terror a destriparos la novela (o a «romonearos», ¿eh, Montse?). Por cierto, si queréis leer una reseña bien hecha os recomiendo que leáis la suya o la de Arantxa Rufo, otra compi de lectura simultánea. Retomando el tema de los personajes, me ha hecho mucha ilusión la aparición de algunos viejos conocidos, a pesar de los pesares (hasta aquí puedo leer).

Sobre el final, mejor no os digo nada, solo que «¡Hay que rejoderse!» con el pucelano. Hay un punto del libro en el que ya da igual la hora que sea, el sueño que tengas, que tienes que seguir leyendo hasta terminar. Enhorabuena, César, por este gran trabajo, y no me refiero sólo a este último. Nos dejas con muchas ganas de tener entre manos eso que comentas en la nota del autor, aunque parece que nos tocará esperar pacientemente durante un largo año.

Ahora os dejo unas frases que me han gustado mucho y que compartí ayer en Twitter junto con los compañeros de la lectura. ¡Espero que os guste y que os animéis a leer los libros de César! Yo os dejo, que tengo que seguir con la segunda clase de mi curso de Traducción de videojuegos. Feliz tarde ;)

7 comentarios en “«Konets», César Pérez Gellida. La historia llega a su fin…

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .