Quédate quieta, corazón mío

¡Buenos días, queridos! ¿Qué tal lleváis el finde? ¿Sobrevivís a este infierno que se ha desatado de pronto? Yo creo que si hiciera diez graditos menos tampoco pasaba nada, pero bueno… En un rato, cuando consiga organizar los armarios, me bajaré a la piscina para refrescarme un poco. Estaba pensando también meterme en el gym pero no sé si no entraré en combustión espontánea.

Ayer tuve un día genial lleno de amigos y planes molones, en el que disfruté además de la mejor escape room que he hecho hasta la fecha (y ya llevo once). Si os mola este tema, sin duda tenéis que visitar Cubick. 80 minutos llenos de tensión y emociones, de pensar que no salíamos… ¡pero lo conseguimos a falta de 11 segundos! Además, era la segunda escape del día para mí, y la primera también me gustó muchísimo, sobre todo por la compañía y por la ambientación. En Los experimentos de la doctora Bloom nos faltó poquito para salir pero me encantó cómo estaba organizada y la game master fue superatenta y amable con nosotras.

Ahora os abandono, porque tengo que seguir manos a la obra, pero os dejo el monólogo prometido. Nos acompaña además un tema de Kyle Neal llamado Closer. ¡Feliz domingo!

Cuando el Alzheimer de mi madre empeoró, mientras revisaba sus recibos, encontré un bloc de notas. En él estaban las palabras importantes. «Decirle a Meredith que no…». Y ya está. Nunca acabó esa frase. «Decirle a Meredith que no ¿qué?». ¿Que no beba demasiado? ¿Que no acoja perros extraños? ¿Que no se entregue a nadie? ¿Que no deje puesto el riego? En aquella época, hablábamos poco y me arrepiento. Ojalá lo hubiéramos hecho.

Pienso mucho en la nota de mi madre. «Dile a Meredith que no…». ¿Que no ceda? ¿Que no se preocupe? ¿Que no se enamore? ¿Que no tenga hijos? ¿Que no mienta? Me dejó con la duda. Qué hacer. Qué no hacer. Me dejó sabiendo que todo dependía de mí. Sólo de mí. Me dejó sin nadie a quien preguntar para que yo decidiera qué quería decir. «Dile a Meredith que no tenga miedo». Adiós, mamá.

Anatomía de Grey, temporada 13, capítulo 18.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .