Verdaderas intenciones

¡Buenos días, polluelos! ¿Ya de vacaciones? Dadme envidia, a mí aún me quedan un par de semanitas antes de cogerlas. Qué larga se hace esta espera, parece que no pasan los días… Eso sí, esta semana ha sido tranquila en la ofi y llenita de planes por las tardes, así que tampoco me quejo tanto.

Ayer vimos la luna de sangre desde una montaña rusa en Parque Warner, ¡qué experiencia! Disfrutamos como niños chicos toda la tarde, calándonos en las atracciones de agua, gritando como locos en Superman… Eso sí, confieso que soy una cagona y no me atreví a entrar en la casa del terror de Expedientes Warren. Buena gana de sufrir gratuitamente.

Y hoy tenemos plan de comida y cine con amigos (para ver a mi Henry), así que voy a dejaros para empezar a arreglarme, que mirad qué horas. Eso sí, antes os dejo como siempre el monólogo de esta semana, que habla de una sensación que seguro que todos conocéis. Nos acompaña una canción molona de Dagny que se llama Backbeat. ¡Feliz sábado!

Hay momentos en los que todo casa. Cuando todo parece que está como debe. Parece que la vida se ha resuelto. No es que los problemas desaparezcan. Es que de pronto son llevaderos. Estás tan bien que te preguntas si es real. Y si algo he aprendido es que lo es. Es muy real pero no durará.

Hay días en los que crees que puedes lograr cualquier cosa. Y parece que todo va a salir bien. Esa sensación es efímera. No es que sea cínica, es que aun cuando un día empieza tan tan bien puede acabar tan tan mal…

Anatomía de Grey, temporada 13, capítulo 23.

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .