Mamá sabe

¡Holi, gente bonita! Qué, hoy no os esperabais esta sorpresa, ¿eh? Pues estaba yo aquí haciendo unas cosillas y de repente me he acordado de que no había escrito el post de esta semana. Sorry! Quienes me seguís en Twitter ya sabéis a qué se ha debido el lapsus.

Sí, este finde he estado en la ciudad del amor con mi futuro esposo. Era su regalo de Reyes y no supo el destino hasta que no íbamos camino al aeropuerto. Yo ya había estado en París hace años, así que en esta ocasión he podido disfrutarlo todo con más calma, de otra forma. Siempre mola redescubrir una ciudad cuando llevas de la mano a alguien tan especial.

Lo malo es que otra vez he vuelto con el tobillo a la virulé, se conoce que ya no resiste las kilometradas. A ver si de aquí a julio lo meto en vereda otra vez porque menudo plan… ¡Ah, y tuvimos sustazo! Nos comimos los gases lacrimógenos con los que los antidisturbios trataban de reprimir a los chalecos amarillos. Hasta que nos enteramos de lo que era, yo estaba un poco acojonada, no os voy a engañar. Pensaba en algo mucho peor…

En fin, os dejo ya con el monólogo de esta semana y con una canción muy chula de Valerie Broussard que se llama Hold On To Me, que quiero dedicarle a mi amiga Marta por su cumpleañitos feliz. Y al resto, disfrutad de la noche de martes :)

Cuando era pequeña, le pregunté a mi madre: «¿Cómo se da la gente noticias tan malas?» «Contándoles la verdad -me dijo-, pero dándoles la mejor versión que se te ocurra». Mi madre nunca me contó que yo tenía una hermana así que lo tomo con prudencia.

Mi madre decía: «No mientas. Da la mejor versión de la verdad». Porque la verdad siempre sale a la luz. Lo que no puedes hacer con la verdad es esconderte de ella. Porque la verdad saldrá en tu busca hasta encontrarte.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 4.

Anuncios

Instinto

¡Holi, gentes bonitas! ¿Qué tal lleváis el fin de semana? Yo muy tranquilito, la verdad. Con cosas de trabajo y luego hemos ido a ver La LEGO® Película 2. Que está muy chula y mi Batman particular lo hace estupendamente (menuda novedad, ¿eh?, pero que si me aceptáis un consejito, no vayáis al cine a la sesión de las cuatro de la tarde porque es mortal de necesidad. ¡Se me cerraban los ojos y no podía hacer nada por evitarlo! Menos mal que en el momento estelar de LegoBats estaba despierta, si no me cae la bronca…

Ahora vamos a dedicar un rato a que se nos encoja el alma con El cuento de la criada, que imagino que cuando crearon esta serie no sabían que era el sueño húmedo de algunos políticos de nuestro país. ¿Vosotros qué planes tenéis?

Os dejo con el monólogo de esta semana junto con una canción de Bishop Briggs que se llama Hi-Lo (Hollow). ¡¡Disfrutad mucho!!

En los albores de la medicina, los estudiantes perfeccionaban su técnica serrando ramas. Porque, cuando ves el hueso en una amputación, el impulso es retroceder, no cortar. Necesitaban que los estudiantes no hicieran caso a su instinto. Gran parte de nuestra formación es desoír el instinto. Desarrollar nuevos hábitos. No reaccionar delante de los pacientes, no mostrar miedo ante la incertidumbre. Cuando veas el hueso expuesto, corta. El truco es seguir siendo humano cuando has aislado las corazonadas. Ese instinto tan confuso.   

¿Y cuando no tenemos hoja de ruta? ¿Nos fiamos del instinto? Si nos queda el instinto, no siempre es malo. Puede llevarnos a lugares maravillosos y alegres. Y puede tener una finalidad importante. El instinto es normalmente el que nos avisa cuando hay problemas.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 3.

Rotos juntos

¡Buenos días, gente! ¿Qué tal el fin de semana? Yo he dejado programada la entrada porque nos hemos venido a Vitoria a pasar un par de días, aprovechando que mi chico iba a impartir hoy un curso sobre locución publicitaria. Así que, a pesar del mal pronóstico que daba el señor del tiempo, aquí nos hemos plantado pertrechados de paraguas, botas de agua, ropa de abrigo y amigos para disfrutar al máximo de las maravillas que ofrece el País Vasco.

He escogido para acompañarnos en la lectura del monólogo una canción que me ha chiflado y que creo que le pondrá un toque de luz a vuestra mañana si es gris y lluviosa. Se llama Now I Can Fly y es de RAIGN. Ahora os dejo con las sabias palabras de Meredith (creo, no recuerdo ahora si el monólogo lo hacía otro). ¡Feliz sábado!

Los humanos nos necesitamos como la comida y el agua. Un estudio reveló que durante una resonancia el centro de recompensa de un paciente se encendía cuando veía a otra persona. Se disparan neuronas cuando hablamos o pensamos en alguien. Y se vuelven locas cuando le cogemos de la mano. Nuestros cerebros y cuerpos están programados para buscarnos entre nosotros. ¿Por qué tanta gente prefiere estar sola?   

¿Por qué salimos despavoridos cuando sentimos la mínima conexión? ¿Por qué nos resistimos a algo innato? Quizá es porque cuando encontramos a alguien a quien aferrarnos eso se convierte en aire y nos aterra poder perderlo. Aunque puedes acabar dominando lo de estar solo, la mayoría de las cosas son mejores cuando se comparten.

Con asombro y un deseo loco

¡Buenos días, bonit@s! Amanezco en tierras alicantinas, casi a la verita del mar. Sigo con un catarro del copón y un estado de ánimo fluctuante pero nada que un paseo por la playa no ayude a mejorar. ¿Y vosotros qué tal?

Estrenamos temporada y es la última, la que se está emitiendo en este momento. Sí, amigüit@s, desde que empecé con esto de los monólogos, es la primera vez que me pasa esto. Eso quiere decir que, si no he calculado mal, me quedaré sin contenido a mediados de julio y luego tendremos que ir al ritmo de emisión en España. So sorry…

Os dejo con el monólogo de hoy acompañado por un tema de Aquilo llamado Silhouette. Yo me voy a poner mona y a disfrutar del sol y del mar. ¡Feliz finde!

Hay una parte del córtex cerebral dentro de un área entre los lóbulos temporal y frontal. Se llama ínsula. Es donde nace el deseo. La ínsula tiene el tamaño de un guisante pero lo que provoca en nuestros cuerpos y en nuestras vidas puede ser inmenso.

Nos gusta imaginar que controlamos, pero a menudo nos controla la química del cerebro. La ínsula se activa y cambiamos nuestras vidas. Llevados por el anhelo, por el ansia, por el deseo de más.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 1.

Me entrego a ti

Queridas y queridos amigos: no ha sido una semana fácil. De momento no me apetece hablar del tema, pero muchos me habéis preguntado por qué estaba tan desaparecida en redes sociales estos días y quiero daros las gracias por haber estado ahí. Ya os diré más, lo prometo. Pero me ha alegrado muchísimo que estuvierais a mi lado (metafóricamente hablando). No puedo tener más suerte con la familia y amigos que me han tocado en esta vida. Si volviese a nacer, os querría conmigo otra vez.

Y la persona a la que más tengo que darle las gracias es a la que hace mi mundo tan bonito cada día. Hace ya tiempo pensaba utilizar este monólogo para contaros algo que me hace muy feliz. Y es que en unos meses me casaré con el hombre más maravilloso que habita la faz de la Tierra.

No es sólo porque tenga un talento espectacular y sea uno de los mejores (para mí el mejor) en su trabajo, sino que es una persona increíble. No tengo mucho más que añadir a lo que Meredith dice en la season finale de la temporada 14. Sólo que me hará muy feliz convertirme en tu mujer y dedicar el resto de nuestras vidas a estar el uno al lado del otro.

Os dejo, ahora sí, con el monólogo y con esta canción de Vance Joy que se llama Saturday Sun. Está lloviendo o nevando en media España pero no importa, el sol se lleva por dentro. ¡Feliz finde!

Un estudio dice que el matrimonio es bueno para la salud. Los casados viven más, sufren menos ictus y menos infartos que los solteros. Científico o no, ese estudio me parece irritante.   

Por suerte hay otros estudios que cuentan la verdad de los beneficios para la salud del matrimonio. Los beneficios no tienen que ver con el matrimonio. Esos estudios prueban que aguantar un matrimonio infeliz es lo peor que puedes hacer por tu salud y por tus hijos. Una mejor salud es el resultado de las relaciones saludables. No necesitas un cónyuge, sólo alguien en quien confiar. Alguien con quien hablar. Necesitas a alguien que celebre tus victorias y sufra por tus derrotas. A alguien que te perdone. Necesitas a alguien que no haga preguntas y que te acompañe en los giros inesperados que dé tu vida.

Anatomía de Grey, temporada 14, capítulo 24.

Fría como el hielo

¡Buenos días, gente bonita! ¿Qué tal la semana de vuelta a la rutina? Yo no lo he llevado demasiado bien, lo confieso. Tanto es así que ayer me pasé la mañana con fiebre en la cama. Creo que haber salido sudando del gimnasio el jueves, con el frío que hacía, no fue mi momento más brillante. Qué le vamos a hacer…

Así aprovecho el finde para descansar y ponerme al día con cositas que quería ver, organizarme, etc. ¿Vosotros qué planes tenéis para este finde tan fresquito?

El capi de hoy hasta nos acompaña en el título. Habla de las cicatrices, no sólo las físicas sino las que todos llevamos dentro, que son parte de nosotros y nos han convertido en lo que somos. Como banda sonora he escogido una canción que utilizaron para la promo del episodio en USA y que me gusta mucho: Leave The Light On, de Tom Walker. ¡Disfrutad!

En cirugía procuramos que las suturas sean precisas. Intentamos minimizar las cicatrices, restituir las funciones y no dejar ni rastro de la lesión.   

En Japón, cuando se rompe una porcelana, algunos rellenan las grietas con oro. Consideran esas reparaciones algo hermoso. Saben que pasa lo inesperado algunas veces. Saben que nadie pasa por el mundo sin romperse. Eso no debe mermarnos. Las grietas son parte de nuestra historia. Viven con nosotros. Nos hicieron mejores. Más fuertes. Nos convirtieron en algo nuevo.

Anatomía de Grey, temporada 14, capítulo 23.

Lucha por tu cordura

¡Buenos días, queridos! Primer post de 2019. ¿Cómo os ha tratado el inicio de año? Espero que haya ido fenomenal. Yo estoy en modo dramaqueen porque en dos días toca volver a la realidad de la rutina pero bueno, vamos a tratar de aprovechar lo que queda de descanso antes de la vorágine.

Por lo pronto hoy tengo que hacer una prueba de traducción para un estudio (cosa que me ilusiona, ojalá surja la oportunidad de trabajar con ellos) y luego, relax absoluto. Y vosotros, ¿qué planes tenéis para lo que queda de fiestas?

Estamos casi terminando la temporada 14. El monólogo de este finde está acompañado por un tema de Dean Lewis que se llama Waves. ¡Espero que os guste!

Por cierto, si queréis seguir disfrutando cada semana de la sabiduría musical de José, podéis seguirle en su Twitter. Yo, desde luego, no pienso perderme ni uno de sus tuits con la canción de la semana (#CDLS).

Antes de operarlos, a los pacientes les hacemos unas preguntas: «¿Tienes un trabajo al que volver? ¿Tienes apoyo en casa?». Buscamos enfermedades mentales: ansiedad, depresión, delirios… Para saber si están equilibrados. Para saber que saben lo que les espera. Pero si examinamos a los pacientes, ¿por qué no a los cirujanos? Alguien debería estudiarlo.   

La salud mental no es como la cirugía. No se puede hacer un análisis de sangre. Con la salud mental es difícil ver los progresos. Si algo va mal hay que actuar. Hay incertidumbre. Hay mucho miedo. Y lo que puede ser fácil para uno, a otro puede costarle un esfuerzo sobrehumano. Pero hay que intentarlo. Hay que afrontar nuestros demonios. Encarar la realidad si podemos y pedir ayuda si no. Cuando lo hacemos podemos curarnos.

Anatomía de Grey, temporada 14. capítulo 22.

Mala reputación

¡Buenos días! Último post de este 2018. En unas 60 horas recibiremos un nuevo año que para mí va a ser diferente y espero que muy especial.

Cada año tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, como es obvio, pero gracias a toda la gente bonita que hay en mi vida, lo bueno pesa más. A mi chico, a mi familia, a mis amig@s, a mis compis de trabajo, GRACIAS por hacer que la balanza se incline siempre hacia el lado positivo. Por los ratos de risas, por los abrazos y los besos, por los «¿qué tal estás?», por las lecturas y las series recomendadas (y comentadas), por las escaperooms, por cada momento compartido que hace que la vida valga la pena. Por quienes habéis llegado a ella recientemente y también por quienes os habéis marchado, porque de todo se aprende.

Y ahora sí, os dejo con el monólogo de hoy y con un tema de Justin Timberlake con Chris Stapleton que se llama Say Something. ¡Feliz 2019 para todos!

 

El primer año de especialista te dicen que te lo tomes con calma. Que busques casos fáciles, victorias seguras. No debes hacer el ridículo. Es mejor lograr victorias fáciles. No puedes evitar los fracasos en tu carrera pero puedes intentarlo. La mala reputación puede acabar contigo.  

Nuestras acciones nos definen. Pero no significa que definan nuestra vida. Podemos cambiar nuestra historia. Podemos negarnos a aceptar cómo nos definen. Podemos matarnos a trabajar para escapar de una mala reputación sin saber si lo conseguimos. Es difícil superar los errores del pasado. Vuelven a por nosotros. Lo que nunca hacemos es parar, ni rendirnos. Siempre volvemos a la carga.

Anatomía de Grey, temporada 14, capítulo 21.

Día del Juicio

¡Buenas tardes de sábado! El 22 de diciembre es, para mí, el pistoletazo de salida de la Navidad. Los niños de San Ildefonso con su cantinela, gente que nunca soy yo brindando con champán porque le ha sonreído la suerte… Y vosotros ¿habéis sido afortunados con el Gordo? Yo no sabría deciros, porque he dejado el post programado, que hoy salía de viaje y si no, me temo que os íbais a quedar sin él. Escapada express a mi tierra, y mañana vuelta a Madrid, que celebramos Nochebuena y Navidad en mi casa. Rezad por mí, que con lo particular que soy y tanta gente en casa…

En fin, al turrón (metafóricamente hablando, pillines). Aquí tenéis el monólogo de esta semana acompañado por una canción de Andy Grammer llamada Always. Espero que os guste mucho. ¡Besos y feliz inicio de la Navidad! No discutáis mucho con la familia en estos días ;)

La adrenalina es la respuesta del cuerpo contra el estrés. Es uno de los compuestos bioquímicos que produce el cuerpo y alteran nuestro estado de consciencia. La oxitocina nos ayuda a sentirnos unidos. La dopamina nos motiva para perseguir una recompensa. La falta de serotonina produce depresión. El gaba, un aminoácido, ayuda a reducir la ansiedad. Las endorfinas dan sensación de felicidad. Como la que se siente al ganar.

Los cirujanos pueden beneficiarse de estados alterados de la consciencia pero sólo de forma natural. Lo malo nos hace superarnos. El momento de salvar una vida recompensa el trabajo bien hecho. Y hay momentos en que nuestro estado mental está alterado sin que tenga que ver la química del cerebro. Las nuevas oportunidades abren la puerta a otras posibilidades. Una nueva información puede cambiar nuestra perspectiva permanentemente. Y el modo en que vemos el mundo no será el mismo.

Anatomía de Grey, temporada 14, capítulo 20.

Preciosa soñadora

Hello, my darlings!! ¿Qué tal, habéis descansado? Yo hoy no pienso moverme de casa si puedo evitarlo. Cómo me gusta a mí pasarme el finde en pijama, encadenando un capi con otro o pasando de las series a la lectura y así en un bucle maravilloso que terminará mañana de forma dramática cuando suene el despertador. Ahora estoy con un libro que recomendaron unas amigas en redes sociales y que me está resultando divertido: se llama Con la miss en los talones y es de la que fuera Miss España hace siglos, Inés Sainz, y Víctor Blázquez. Llevo poquito, ya os contaré.

¿Qué planes tenéis para este domingo? ¿Y para Navidad? ¿Ya tenéis todo decorado? Nosotros a lo mejor ponemos hoy el arbolito, que el año pasado no lo hicimos porque se nos echó el tiempo encima y vale que una es un poco grinch, pero no tener ni un poco de ambientación me da penita.

El monólogo de esta semana habla de los sueños y las aspiraciones que tenemos en la vida. Nos acompaña Mr. Gabriel con este Tambourine. ¡Espero que os guste mucho! Feliz domingo ;)

Cuando les dices a tus padres que de mayor quieres ser médico, les encanta. Operas a tus peluches y sueñas. Los sueños se vuelven planes. Cursos, facultad, residencia, especialidad. Tardas casi quince años en ser cirujano pero, por mucho que te prepares, quince años no bastan.    

Nos pasamos la infancia escribiendo los sueños en diarios. De adultos, los sueños se hacen realidad en silencio cada día. Aunque a veces no nos damos cuenta hasta que ya es tarde. Para un poco y reflexiona. Permítete sentirlo. Porque a veces hasta los sueños más bellos desaparecen cuando sale el sol.

Anatomía de Grey, temporada 14, capítulo 19.