Gatillo fácil

¡Buenos días, queridos! Ay, como me gustan los sábados. Despertarse tarde (bueno, a las 9.50), desayunar con calma viendo una serie, seguir viendo capis en el sofá… En días como estos echo mucho de menos a mi pequeñita, si estuviera ella ya sería perfecto. Pero bueno, no quiero dejarme llevar por la melancolía y menos después de la fantástica tarde-noche que pasé ayer. Primero pasé un ratito genial con dos amigas a las que he conocido a través de las redes sociales y luego fui con mi chico a cenar a El Bohío, el restaurante de Pepe Rodríguez (Masterchef). La comida estaba espectacular, nos trataron fenomenal y tuvimos la suerte de poder saludar a Pepe, así que fue una gran experiencia.

Hoy pinta que igual salimos de compras y luego jornada maratoniana de Netflix, aunque en algún momento tendré que repasar cosas del curso. Y mañana estaría genial si hiciese algo de deporte por bajar la cenota de ayer. Ese es mi plan de finde, muy tranquilito, que ya me apetecía volver a la rutina y a la calma tras el ajetreo navideño. ¿Vosotros qué vais a hacer hoy?

El monólogo de este sábado estará acompañado por Corinne Bailey Rae y su Stop Where You Are. Espero que os guste mucho. Disfrutad del finde y sed buenos ;)

A los cirujanos se les evalúa por su velocidad y eficacia. Eso no significa que el más rápido sea el mejor. Te precipitas, te arriesgas a equivocarte… No siempre tenemos tiempo de pensar. Y eso nos trae problemas.

Cuando disparamos la primera vez, nos entregamos. Casi no hay modo de volver atrás. La cuestión es ¿seguimos disparando y declaramos una guerra sin cuartel?

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 20.

 

Anuncios

Tranquila, mamá, sólo estoy sangrando

¡Buenos días, guapitos! ¿Qué tal se han portado Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente? Si habéis sido buenos, como yo, os habrán dejado unos regalos a la altura de las circunstancias. Si no, ya sabéis para el próximo año. A mí, además de una camiseta personalizada del Real Madrid (con la que muero de amor muy fuerte) y ser artista invitada en los regalitos de los demás (una cena, una escape room y un musical), me han traído un tirón de orejas por ir tan atrasada con las tareas del curso, así que voy a ponerme con ello.

Espero que disfrutéis mucho de este día tan mágico en el que a mí me invade la nostalgia de la infancia, debo confesar. Os dejo con el monólogo de hoy junto con una preciosa canción de Rihanna llamada Close To You. Y ya sabéis, toca empezar a portarse bien para el año que viene ;)

Los cirujanos suelen decir: «toda hemorragia debe parar». Es como una versión de «todo se pasa». Toda crisis tiene un final. O salvas al paciente o no. Así que, de un modo y otro, la hemorragia cesará. De todas las frases que decimos, esta no es de las que más consuelan.

Toda hemorragia debe cesar. A veces lo hace a un precio. Pierdes un brazo, quitas un órgano y decides vivir con esa pérdida. Porque, al final, haces lo que sea necesario por seguir vivo. Y a veces, por un milagro, la hemorragia se detiene. Pero a veces, por mucho que lo intentes, sigue sin ser suficiente.

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 19.

Es una delgada línea

¡Buenos días, bonicos! Último post de este 2017. Otras veces he hecho balance pero esta vez no. Como decía hoy Ana Ruiz Echauri en Twitter, la vida trae cosas buenas y malas todos los años, y a nosotros nos toca jugar con las cartas que nos reparte.

Tampoco voy a hacer propósitos para 2018, no quiero sentirme culpable si después no los cumplo. Lo único a lo que quiero comprometerme es a ser la mejor versión de mí misma en todos los aspectos: en casa, con mi familia, con mis amigos, en el trabajo… A no conformarme y a no enfadarme si no consigo ser perfecta, porque la perfección no existe.

Os deseo a vosotros lo mejor para el año que empieza el lunes. Y os doy las gracias por seguir al otro lado de la pantalla aguantando mis tonterías desde hace tanto tiempo.

Ahora sí, os dejo con el monólogo de hoy. No me aparecía ninguna canción en la web que utilizo para consultar la banda sonora, así que he tirado de archivo y he escogido una de las primeras canciones que aparecían en la serie y que me gusta mucho. Such Great Heights, de The Postal Service. Que tengáis una Nochevieja muy especial y entréis en 2018 con buen pie. ¡Besos!

Hubo una época en la que pasaba horas estudiando las operaciones de mi madre. Diseccionaba cada movimiento, cada corte, cada decisión. Estaba componiendo un puzzle. Observando, estudiando, aprendiendo… Un lujo imposible si tenemos a un paciente abierto en canal. No podemos rebobinar, ni volver a verlo. Sólo podemos cortar y pedir a Dios que sepamos lo que hacemos.

En retrospectiva todo parece más fácil. Es fácil saber lo que debiste hacer al volver a verlo. Ves tus errores, sabes cómo corregirlos. Eso es lo peor.

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 18.

Me pongo la cara

¡Buenos días, bonicos! Adivinad quién está de vacaciones desde ayer: sí, ¡YO! A decir verdad, no aproveché mucho el día porque estaba derrotada de la cena de empresa. No lo di todo (o no tanto como yo esperaba) pero ya sólo con trasnochar estaba baldada. Si es que me he hecho mayor… Hoy estoy aprovechando para empaquetar los últimos regalos que me faltaban, hacer un backup del otro ordenador, que me lo tiene que formatear mi hermano si quiero poder hacer algo productivo con él, y seguir avanzando con las prácticas, que tengo tareíta para estas fiestas.

Y, como en menos de una hora es el Clásico, casi que os voy a ir dejando con el monólogo de esta semana. Pero antes de todo eso, quiero desearos lo mejor en estas fiestas y en el 2018, que ya llega. A todas las personas que habéis hecho que 2017 sea un buen año: a los amigos de siempre, porque siempre estáis. Por seguir compartiendo momentos juntos, por esas carcajadas que hacen que te duela la barriga. A mi pequeña siamesita Eri y a mi persona, Bárbara, por no soltarme nunca la mano y dejarme ser yo sin paliativos. A mi familia, porque a pesar de nuestras peleas nuestro amor es incondicional. A José, el mejor recomendador musical del mundo, por iluminarnos cada semana con su buen gusto. A mis compañeros de trabajo por ser los mejores que pudiera desear, y por hacer que volver a la ofi cada mañana sea menos drama. A los amigos a los que veo mucho menos de lo que me gustaría, you’re always on my mind. A la gente que he conocido a través de las redes sociales y que se han convertido en imprescindibles. A los que me leéis por aquí, porque me hace una ilusión tremenda. Y al amor de mi vida, por hacer que ésta sea más bonita. Para ti no tengo palabras, amor, espero saber transmitírtelo todo con hechos cada día.

Nos acompaña en este sábado preNochebuena el gran Seal, con este Every Time I’m With You. ¡Feliz Navidad! 

Dolor de espalda, de mandíbula… En los hombres, todo eso es seguramente lo que parece. En las mujeres, son los síntomas de un ataque al corazón. A veces el síntoma oculta algo más profundo. Es la forma en que se presenta.

¿Qué pasa cuando dejas de esconderte tras la máscara? ¿Cuál será tu próximo paso? ¿Vas a lanzar un golpe a ver adónde llegas? ¿O darás un paso atrás y esperarás a ver si te pegan por sorpresa? Tú decides. Puedes retirarte o devolver el golpe. ¿Qué vas a hacer?

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 17.

Cuando duele tanto

¡Buenos días, queridos!

¿Qué tal lleváis el finde? Yo he dormido un montón de horas, la verdad! Y qué falta me hacía, que el retraso en la vuelta del viaje el domingo pasado me dejó KO y ya he ido arrastrándolo durante toda la semana. He desayunado con calma mientras leía un rato y luego, en lugar de ponerme a avanzar con el curso, me ha dado por organizar cajones, que tenía un montón de papelajos… ¡Así soy yo!

Ahora voy a ver si soy capaz de poner a funcionar el PC porque tengo que hacer un ejercicio de subtitulación, pero va taaaaan lento que quizás no logre terminarlo hasta 2018… En fin. El sábado pasado os dejé sin monólogo pero aquí tenéis uno recién salidito del horno. El capítulo es, además, de esos en los que pasan muchísimas cosas, Shonda style ;)

Nos acompaña Sebastian Kole (creo que no es la primera vez que lo hace) con una preciosa canción llamada Love’s On The Way. ¡Disfrutad mucho del post y del finde prenavideño!

No tengas miedo. No sé cuántas veces lo habré dicho. El interno está sobre un paciente, con un bisturí o una aguja, temeroso de dar el primer paso. Tienen miedo. Saben qué hacer, pero necesitan un empujoncito.

No pares. No dudes. No puedes temer lo que viene. No dejes que el miedo se interponga. Por eso no operamos solos. Hay cirujanos, enfermeras, internos… Los quirófanos están llenos de gente. Para que, en caso de que pase algo, nadie tenga que afrontarlo solo.

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 16.

No voy a esperar más

Hola, queridos. ¿Cómo va la tarde de sábado? Yo peleándome con las prácticas del curso de Traducción de videojuegos. Vaya unas ideas de bombero retirado tengo yo con esto de los cursos, de verdad… Que sí, que me apunto porque me gustan y me va la marcha, que lo de tirarme a la bartola por las tardes me parece una pérdida de tiempo. Pero, leñe, al menos podría intentar no solaparlos, que no me da la vida y así ni los disfruto ni nada.

Menos mal que el fresquito de este finde invita a quedarse en casa descansando y aprovechando para avanzar. Y, si mañana he sido buena, el señor Batman me llevará a ver Justice League.

Tener un par de días de no hacer nada se agradece, que como os decía el otro día, la semana ha sido intensita. Menos mal que diciembre nos compensa con las vacaciones (lo único que me gusta de la Navidad) y el macropuente de la Constitución. El lunes sabremos ya dónde nos manda Waynabox esta vez, aunque llevando conmigo a la mejor compañía, el destino es lo de menos.

Os dejo con el monólogo de hoy y con una preciosa canción de Sebastian Kole llamada Home. Disfrutad mucho del finde!

Cubrimos las heridas con gasa y esparadrapo. Para protegerlas, para prevenir infecciones, para que el paciente no sufra. Lo difícil viene cuando hay que tirar del esparadrapo, porque puede doler mucho.

Duele al tirar del esparadrapo. No queremos ver qué hay debajo, pero quizá no es el miedo al dolor lo que nos frena. Quizá lo que nos da miedo es ver si la herida sigue abierta o si se está curando.

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 15.

El tercero en discordia

¡Buenas tardes, queridos! ¿Qué tal lleváis el finde? Para mí es un poquito especial porque mañana es mi cumple, así que están siendo unos días de celebrar a tope. Además, ¡mi chico me ha preparado unos planes espectaculares para esta tarde! Pero antes de irnos a disfrutarlos me tengo que poner las pilas que voy fatal con las prácticas de los cursos. Y no tengo yo el cuerpo hoy para muchas traducciones, os diré. La mezcla de alcohol y tapas con exceso de grasa no me sienta demasiado bien.

En fin, vamos con el tema que nos ocupa. Anatomía de Grey emitió su mid-season finale la semana pasada dejándonos boquiabiertos y ansiosos por que llegue enero. Mientras tanto, tengo capis de temporadas anteriores para matar el gusanillo. Y me encanta el monólogo de este sábado, porque me siento muy identificada. He escogido una canción de Jill Scott llamada Lovely Day que me parece muy adecuada para hoy. Os deseo un finde tan especial como el mío. Sed buenos!

Cuando los niños nacen, se ponen a llorar como si no hubiera un mañana. Es un llanto fuerte, irritante. Y es que es injusto, a ese adorable bebé lo han sacado a la fuerza del útero materno y tiene que respirar con sus pequeños pulmones. Es la naturaleza humana. Nadie quiere que le dejen a la intemperie, rechazado y solo.

Cariño, aceptación y amor incondicional. Todos queremos eso, lo buscamos. Pero cuando lo encontramos es aterrador, porque tan rápido como lo encontramos puede desaparecer. Y volvemos a la intemperie, solos…

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 14.

Todas las miradas posadas en mí

¡Buenos días, queridos! ¿Cómo va el finde? Que sepáis que esta entrada está programada porque a estas horas debería haber aterrizado ya en Bruselas, que me he venido a pasar tres días con unos amigos. Hasta el jueves no supimos nuestro destino, ya que hemos hecho un viaje de esos sorpresa que están tan de moda últimamente. Es la segunda vez que viajo así (la primera fue en abril, que visité Turín junto con mi chico) y tiene su rollo. Tanto, que ya tengo otros dos programados: uno para el puente de diciembre y otro para el de la publicidad, que el último viernes de enero no curramos los que nos dedicamos a esto. En fin, ya os contaré la experiencia, espero que vuelva a ser positiva.

Hoy no quiero extenderme demasiado, así que os dejo el monólogo junto con una canción que me ha molado mucho. Se llama Working Class Heroes y es de CeeLo Green. Espero que os guste tanto como a mí. Feliz finde y hasta el miércoles ;)

En la facultad conocí a uno que los fines de semana trabajaba de mago en cumpleaños infantiles. Es raro, pero lógico. Si tienes pensado serrar a alguien por la mitad, necesitas practicar. Cuando subes al escenario, no quieres que el público te vea sudar. Sólo quieres que vean la magia.

Hay una razón por la que nos guardamos cosas. Cuando hay público, hasta los momentos más insignificantes importan. Y los importantes de verdad parecen trascendentales. No hay que dejar que la presión te impida aprovechar oportunidades. Sólo debes lanzarte desnuda y asustada, y fingir que nadie te ve.

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 13.

Mi próxima vida

¡Buenos días, queridos! ¿Cómo va el finde? Yo estoy aprovechando muchísimo este puente para hacer vida social, mimarme, ponerme al día de series y lecturas (ya os haré la reseña de Konets) y descansar para coger fuerzas de cara a las semanitas que me esperan, que van a ser intensas. El lunes empiezo el nuevo curso y de aquí a finales de noviembre ya puedo despedirme de tener vida. Eso sí, como dicen en mi pueblo, sarna con gusto no pica.

La mañana de sábado me la estoy tomando con calma. Pensaba quedarme en la cama hasta las mil y monas pero sólo he aguantado hasta las 9. Eso sí, he desayunado tranquilita mientras veía un capítulo de Scandal. Mucho me hace sufrir Shonda, majos. No os quiero ni contar el berrinche que pasé ayer viendo el capítulo 300 de Anatomía de Grey en el que (little spoiler alert) se rendía un pequeño homenaje a los principales personajes que han desaparecido de la serie: Izzie, George, Cristina, Lexie, Mark, Callie y, cómo no, mi amado Derek. Fue un episodio muy especial y emotivo, ya tengo ganas de verlo de nuevo para poner el monólogo ;)

Antes de compartiros el de esta semana, quiero dedicarle el post a una amiga-hermana. Porque hoy cumples añitos (27, uno menos que yo) y porque las personas como tú son más difíciles de encontrar que los unicornios, ¡Felicidades, mi Eri! 

Y ahora sí, os dejo el monólogo de hoy, que habla de lo importante de no renunciar a los sueños, junto con una canción que me ha gustado muchísimo. Se llama Apologize y es de Charles Perry. ¡Disfrutadlo tanto como el fin de semana! Besos ;)

Un día en que no muere nadie es un buen día. Alguien lo dijo. Bueno, lo dije yo. Cualquier día en que te despiertas y tu cuerpo aún se mueve es un buen día. Puedes volver a empezar, puedes olvidar tus errores. Puedes partir de cero, vivir cada día como si fuera el último. Esas cosas que ponen en las pegatinas de los coches son ciertas. Estás vivo, respétalo. No todos lo están.

Podemos partir de cero. Todos los días hay segundas oportunidades. Para ser quien siempre quisimos ser, podemos dejar atrás nuestro pasado o podemos aprender de él y honrarlo. Podemos decidir que nunca es tarde para cambiar.

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 12.

Desrómpeme el corazón

¡Buenas tardes, queridos! ¿Cómo estáis? Espero que el finde esté yendo genial. Yo llevo todo el día preparando una actividad chula (una gymkhana cultural) con las peques, que están con nosotros este fin de semana. Ya os contaré si les mola, por si a alguien le sirve la idea ;)

La semana ha sido un poco ajetreada y prefiero no entrar en muchos detalles. Y la que viene no le irá a la zaga, viaje para ir a hacer una grabación incluido (y a Cádiz, ni más ni menos). Gracias a los benditos puentes, y a que me quedaban días de vacaciones para poder cogerme el vier, dicho sea de paso, porque menuda locura.

El título del episodio de hoy me ha recordado inevitablemente a una canción que, si bien no estoy segura de que salga en él, sin duda inspiró a los guionistas. Es un superexitazo de los 90 de la inigualable Toni Braxton y se llama Un-Break My Heart. No he podido evitar ponéroslo ;)

Ahora sí, os dejo el monólogo y este Touch de Sleeping At Last, habituales en la banda sonora de la serie. Disfrutad mucho de lo que queda de finde!!

En trauma, siempre nos hacemos una pregunta fundamental: ¿cómo ha pasado? ¿Cuál es el mecanismo de la lesión? ¿Cómo podemos ver más allá del caos y la confusión del trauma para valorar los daños? Cada parte de un trauma cuenta una parte de la historia, y hasta que miras cada una de las heridas, no puedes ver qué falló.

Hablamos del mecanismo de la herida, de cómo empezó todo. Pero eso es casi un mito. No podemos atribuir cada herida a un solo golpe. El daño va acumulándose a lo largo del tiempo. Absorbemos impacto tras impacto, conmoción tras conmoción. Golpe doloroso tras golpe. Pero, incluso sabiendo cómo hemos llegado aquí, no significa que podamos arreglarlo. No todas las heridas tienen cura, y no pasa nada, o eso tengo que creer. Necesito creer que, aunque parezca que algo no tiene arreglo, no significa que esté roto.

Anatomía de Grey, temporada 12, capítulo 11.