Mi TOP seriéfilo de la temporada

Hola queridos, ¿cómo va el inicio de la semana? No os conté el sábado, pero he estado unos días malita, herpes labial incluido. Yo creo que fue un bajón de defensas tras el viaje a Barna, con los nervios del concierto, la faena del piso, y la mezcla entre el calor húmedo de allí versus el clima de invierno islandés del AVE de vuelta.

Menos mal que he podido aprovechar el finde para descansar y reponerme un poco. Y para proseguir con la Operación conguito, que hasta la fecha está siendo un completo desastre. Tengo que seguir las recomendaciones de mi ErikaEri y pasarme más rato en el agua a ver si así el color me coge mejor. ¡Un ligero bronceado, que mis piernas no sean reflectantes, no pido más!

En fin, que yo hoy he venido aquí a hablar de series. De las que más gratamente me han sorprendido este año.

Nicole Kidman, Reese Whiterspoon y Shailene Woodley en «Big Little Lies»

Empezamos con Big Little Lies, una miniserie que cuenta con un elenco de excepción. Nicole Kidman, Reese Whiterspoon o Alexander Skarsgård, entre otros, protagonizan este drama cuya premisa es el descubrimiento de un cadáver en una fiesta. A partir de ahí vemos, a través de flashbacks, los lazos de amistad que se establecen entre tres madres que viven en un pueblo del norte del California en el que las cosas no son lo que parecen. Son solamente 7 capítulos y merece mucho la pena, podéis encontrarla en HBO.

Riz Ahmed y John Turturro en «The Night Of».

Y de HBO también es la siguiente elegida, The Night Of. Protagonizada por un actor consolidado, John Turturro, y otro con un futuro muy prometedor, Riz Ahmed, nos cuenta la historia de Naz, un estudiante paquistaní que sale de fiesta (creo recordar que la noche de Halloween) tomando prestado el taxi de su padre. Mientras conduce por las calles de Nueva York, recoge a una chica que piensa que es un taxista de verdad. Se van de fiesta juntos y terminan la noche en casa de ella, bebiendo, drogándose y teniendo sexo. Cuando Naz se despierta, descubre que la chica está muerta. Y hasta aquí, ya no os cuento más que no sé si con lo que he dicho os he destrozado un poco la serie. Tampoco tiene muchos capis, creo que son 9, así que es ideal para un maratón de finde.

Dylan Minette es Clay en «13 Reasons Why»

Sin duda, la serie de la que todo el mundo ha rajado sin parar este año ha sido 13 Reasons Why. Hannah Baker, una joven de 17 años, se quita la vida. Clay, uno de sus compañeros en el instituto (que además estaba enamorado de ella), recibe un paquete con unas cintas de cassette grabadas por la chica. En cada una de sus caras, 13 en total, Hannah apunta a una persona que en cierto modo es responsable de su suicidio. Poco a poco se irán desvelando las causas que empujaron a Hannah Baker a tomar una decisión tan dramática. Me ha parecido una pasada, pero durísima, ya que se tratan temas muy complicados, como el acoso escolar, la violación, las drogas… y asusta un poco pensar en una sociedad así, en la que desde tan jóvenes los seres humanos seamos tan crueles. Me ha sorprendido muy gratamente Kate Walsh, que interpretaba a Olivia Baker, la madre de Hannah. 13 capis, disponible en Netflix. Aviso a navegantes: engancha.

Sarah Paulson, Cuba Gooding Jr. y John Travolta en «American Crime Story: El pueblo contra O.J. Simpson»

American Crime Story: El pueblo contra O. J. Simpson aborda uno de los procesos judiciales más famosos de todos los tiempos. La estrella de fútbol americano fue acusada del asesinato de su exmujer, Nicole Brown, y un amigo de esta. Muchas estrellas en el plantel: Cuba Gooding Jr., John Travolta, Cheryl Ladd, pero a mí me gustó especialmente la interpretación de Sarah Paulson, en el papel de la fiscal Marcia Clark, y David Schwimmer, que para mí estaba muy encasillado como el entrañable Ross de Friends y aquí encarna al padre de las Kardashian, Robert, abogado y amigo personal de O.J. Son 10 capítulos y los tenéis también en Netflix.

Cush Jumbo, Christine Baranski y Rose Leslie en «The Good Fight».

El spin-off de The Good Wife se estrenó también esta temporada. Con un reparto encabezado por la sensacional Christine Baranski, que repite en su papel de Diane Lockhart, Cush Jumbo como Lucca Quinn y la incorporación de Rose Leslie como Maia Rindell, es indiscutible que el carácter de The Good Fight es eminentemente feminista. Trata de cómo estas tres abogadas luchan por ser las mejores y ganar casos complicados a pesar de tener que hacer frente a diversos problemas personales. Si os gustó la serie original, no podéis perderos esta. Nosotros la vimos en Movistar+ y creo que ahí sigue, pero no sé por cuánto tiempo estará disponible. También tiene pocos capítulos, sólo 10. Personalmente agradezco esta tendencia de hacer temporadas más cortas, menos de Anatomía de Grey y The Big Bang Theory, esas que sigan teniendo sus 23-24 capítulos que por mí perfecto.

Como última propuesta os dejo Private Eyes. Esta serie detectivesca con vis cómica está protagonizada por la canadiense Cindy Sampson y Jason Priestley, el famoso Brandon de Sensación de vivir (a quien mi chico prestó su maravillosa voz entonces y también ahora). Matt Shade, exjugador de hockey, conoce a la detective privada Angie Everett al estar involucrados ambos en la resolución de un caso. Shade, encantado con la experiencia, convence a Angie para que le deje trabajar con ella como investigador. Sin grandes aspiraciones, es entretenida y divertida. Me recuerda mucho a Castle, cada capítulo es un caso, así que se pueden ver de forma independiente o toda la temporada (son 10 episodios). Antes estaba en Movistar+ pero ya no, ahora se va a estrenar la segunda temporada, pero no sé ni dónde ni cuándo, sorry!

Y al fin ha llegado la serie más deseada: Game of Thrones. El primer capítulo fue brutal, así que estoy deseando saber qué va a pasar en los siguientes. El invierno ha llegado, ¡y el Norte recuerda!

 

 

 

Anuncios

Las series que detesto (y que aun así sigo viendo)

Hola amigüitos! Hace tiempo que tenía pensado escribir este post, pero al final me lío por unas cosas u otras y claro… Hoy he sacado un ratito antes de la última sesión de rehab y aquí me tenéis. El titular es un poco para engancharos, pero no todas las series que voy a poner aquí me provocan el mismo odio visceral y/o malestar conmigo misma por seguir viéndolas (debido a esa manía/trastorno obsesivo que me impide dejar algo a medias). Vamos a tratar de ir de menos a más. Y sí, SE AVISAN TODOS LOS SPOILERS, así que os recomiendo que si os interesan algunas de estas series y no vais al día (aunque de alguna no voy al día yo, todo sea dicho) NO SIGÁIS LEYENDO!

New Girl: la sitcom protagonizada por Zooey Deschanel está un poco de capa caída. La próxima temporada será la última y aunque tampoco es que me disguste (los capis duran 20 minutos y está entretenida, incluso a veces te ríes y eso que se suele esperar de una comedia), no creo que la eche de menos.

Better Call Saul: Aún no hemos comenzado la tercera temporada del spin-off de Breaking Bad, así que no puedo juzgar mucho. No obstante, aunque creo que está bien, me parece lenta, tardan mucho en pasar cosas y a mí eso, acostumbrada como estoy a los trepidantes culebrones de Shonda, no termina de encajarme. Como esta es una de las series que veo con mi chico, seguiremos dándole una oportunidad en cuanto esté emitida la temporada completa (que ahora estamos con 13 Reasons Why y después nos pondremos con la quinta temporada de House of Cards).

Once upon a time: La ficción inspirada en los cuentos de hadas podría perfectamente haber terminado esta temporada. Tras una nueva batalla en la que el bien triunfa sobre el mal (sorpresón donde los haya, ¿eh?), se ve cómo con el paso del tiempo a todos les va fenomenal con su nueva vida. Los actores que dan vida a los protagonistas han anunciado que abandonan la serie, así que se inventan un salto al futuro en el que la historia vuelve a repetirse, con la hija de Henry buscándolo como él hizo con Emma en su día.

The Blacklist: Otra serie que meh. Pero que en el último capítulo me ha dejado con ganas de más. Al fin se despejó la incógnita sobre la relación que une a Elizabeth y Red (si has insistido en seguir leyendo esto a pesar de los spoilers que diligentemente avisé más arriba, no me eches luego la culpa!). Y sí, como tooodo el universo sospechaba, es su padre. Y eso que los guionistas nos hicieron creer lo contrario hace algunas temporadas. Pero a Raymond le va a costar lo de ganarse el cariño de su hija teniendo en cuenta que lo que parece ser el cadáver de Katarina (madre de Liz) estaba en una maleta que sale a la luz por obra y gracia del suicidio de Kaplan y acaba en manos de ¿Tom? ¿Pero este no estaba en su propio spin-off? Que no pienso ver, por cierto… De todas formas, si esta serie la cerrasen en la próxima temporada tampoco me importaba. Y que en su lugar vuelva The Mysteries of Laura porfa.

The Vampire Diaries: claro ejemplo de que no está bien engancharte a algo por los maromos que salen.Aquí se alinearon los astros y ya se ha terminado por siempre jamás. Los últimos capítulos me parecieron soberanamente aburridos y agradezco haberme despedido de Mystic Falls aunque eso signifique decirle adiós a mi cita semanal con Ian Somerhalder. Bye bye!!

 

The Originals: Spin-off de la anterior. Y otra serie que tal baila. Creo además que han vuelto a renovarla, pero ¿por qué, Señor? Tampoco le pongo demasiada atención, vamos, que me paso el capi con el móvil en la mano. Lo mejor es Hope, la hija de Klaus. Agradecería de todas formas que se termine de una santa vez, si es que no tiene sentido nada en el planteamiento…

Homeland: Partamos de la base de que considero a Carrie Mathison uno de los personajes femeninos más lamentables ever (está ahí ahí con Sookie Stackhouse de True Blood). Me resulta imposible empatizar con ella de lo tonta que me parece. Y cuando hace pucheritos, lo siento pero no. Dicho esto, de la sexta temporada sólo he visto dos capítulos. Ahora que ya voy estando más liberada iré viéndola poquito a poco, a ver qué tal se desarrolla, que sabiendo que habrá séptima me está dando toda la pereza. Y ahora vamos con el top 3 de series que me destrozan los higadillos cada vez que hay nuevo capítulo.

Pretty Little Liars: la serie de las adolescentes que van al instituto como saldríamos las demás de fiesta en Nochevieja se alza con una honrosa tercera posición. La trama lleva eones sin tener ni pies ni cabeza, cuando parece que se libran del asesino/bully resulta que siempre vuelve y así en un bucle ad infinitum. Pero ya se vislumbra la luz al final del túnel y pronto se sabrá quién está detrás del tormento que llevan padeciendo las pobres desde hace siglos. O no se sabrá pero sólo quedan cuatro capítulos y podré vivir en paz.

Twin Peaks: Mito seriéfilo donde los haya, objeto de culto, obra maestra de David Lynch, pionera en esto de las ficciones televisivas. Empecé Twin Peaks por aquello de que “tienes que verla” y, aunque la primera temporada no me desagradó del todo, la segunda me pareció soberanamente aburrida e incomprensible. Será para mí, que soy más simple que el mecanismo de un chupete, lo sé, pero no es mi estilo. Al final la dejaba puesta de fondo mientras limpiaba o hacía otras cosas para no sentir que la estaba abandonando. Cuando oí que habría tercera temporada casi me da un parraque. Aun así, todo el mundo está tan empalmado con ella que si mi chico se anima tendremos que verla. Los malos tragos, mejor en compañía.

True Detective: La ganadora indiscutible del ranking tiene que ser esta. Tanto, que creo que será la primera vez que no siga adelante si es que finalmente hay tercera temporada. También porque el parecido entre las otras dos no iba más allá del título, con lo cual no sentiré remordimientos ni sufriré temblores si hago como que no ha sido renovada. Pero vamos, ambas temporadas me parecieron un soberano coñazo.

 

Hasta aquí este sesudo análisis de las series que aborrezco y desearía no haber empezado nunca (o que no me apasionan en exceso, sin más). ¿Cuáles son las vuestras?

 

De season finales

Good morning everyone! Hoy que tengo la mañana un poco más despejadita en el trabajo, me apetecía escribir un post sobre mis impresiones de las season finales de algunas de las series que veo (OJOCUIDAO, SE AVISAN SPOILERS). Unas cuantas no las soporto, pero ahí sigo, al pie del cañón hasta que se terminen… Que espero que sea pronto en algunos casos, como en The Following.

Empezaremos por esta misma. Sigo sin creerme a Kevin Bacon en el papel de bueno, me da mucha grima este señor desde Sleepers. Pero su personaje no es lo único intragable en esta serie. No tiene ni pies ni cabeza, y además me da mucha angustia! Al fin atrapan a Joe Carroll, que seguro que se escapará de nuevo de la cárcel (teniendo en cuenta que habrá 3ª temporada, algo tiene que pasar) pero el final feliz no es posible: Claire deja a Ryan para siempre y éste se queda tocado del ala y empieza a tener pesadillas y bla bla bla. Por favor, si alguien puede hacer que cancelen esta mierda, se recompensará. Gracias.

Damon despidiéndose de Elena. Ay...

Damon despidiéndose de Elena. Ay…

The Vampire Diaries. Indignación es una palabra que se queda corta para describir lo que sentí al ver el último episodio de la temporada 5, ya lo comenté en un post anterior. Hace siglos que solo la sigo por esa manía absurda que tengo de no dejar nada a medias, y por Ian Somerhalder, aka Damon Salvatore, aka EL HOMBRE DE MI VIDA. ¡¡¿Pues no van y se lo cargan?!! Como nada de lo que hacen tiene sentido, vaya usté a saber, lo mismo lo resucitan, pero desde ya os digo que si no vuelve, soy capaz de saltarme mi propia norma y dejar la serie once and for all aunque me cueste un ataque de ansiedad del 15.

Mad Men. No soy especialmente fan, a mí la brillantez del guión o la maravillosa fotografía me la traen al pairo. Pero he de decir que esta temporada me ha gustado más. A falta de 7 capítulos para el final de la serie, que se emitirán en 2015 (han hecho lo mismo que con Breaking Bad) el personaje de Don ha dado un giro y la cosa se ha puesto más interesante. Al menos pasa algo, que ya es un avance…

Modern Family. Qué angustia, pensé que Mitch y Cam no se casarían nunca!! Eso sí, las season finales de las comedias son un poco flojitas, ni un cliffhanger oiga… Bueno, en The Big Bang Theory  sí que crean expectativas de cara a la season 8. El pobre Sheldon, abrumado por tantos cambios, como el compromiso de Penny y Leonard, decide hacer un viaje por su cuenta. Él, que no va solo ni al trabajo… Y justo cuando parecía que avanzaba en su relación con Amy! Veremos qué nos depara la próxima temporada. Sin lugar a dudas una de mis prefes :)

Sheldon y Leonard se despiden en la estación. Y aquí me entró la llorera...

Sheldon y Leonard se despiden en la estación. Y aquí me entró la llorera…

Revenge. Los guionistas de este culebronaco están peor que yo un domingo de resaca. Después de que Emily logre limpiar su nombre, David Clarke regresa de entre los muertos y aprovecha para apuñalar a Conrad, que acaba de huir de prisión. Emily, despechada por la muerte de Aiden, consigue que encierren a Victoria en un sanatorio mental. Claramente la liarán con Jack en la siguiente temporada, porque en realidad es casi lo único que queda por pasar. Yo creo que podrían haber finiquitado ya y dejar de marear la perdiz, porque aunque en los últimos capítulos recuperaron la esencia del principio, es otra serie que no hay Dios que se la crea.

Scandal.  WTF?? Otro culebrón de manual. Y como tal, cumple dos premisas básicas: es adictivo y no obedece a las leyes de la lógica. Olivia está tan atontada de amor por Fitz que ya no sabe si quien la está liando y matando gente por las buenas es su padre o su madre. Sintiéndose culpable, decide poner tierra de por medio y coge un avión con destino desconocido acompañada por Jake. ¿Se bajará de él? Lo mejor de esta serie es Scott Foley, que además un día me respondió por Twitter y CASI MUERO DE AMOR. Y de combustión espontánea, pero eso es otra historia.

Hannibal. Sigue siendo demasiado gore para mí, prefiero los libros y las películas. Final abiertísimo que, como dice mi gurú seriéfilo Mon Suárez (al que podéis encontrar en su blog ABC.ES VEO TELE  y que además forma parte del mayestático trío SS.MM Los Reyes Catódicos), les va a permitir hacer lo que les dé la real gana. Aun así, esta temporada me ha parecido mucho mejor que la primera, más cerca de lo que esperaba cuando comencé a verla.

Elementary me gustaba más antes, cuando no trataban de envolverlo todo de un halo conspiranoico, y Sherlock seguía enseñándole a Watson los secretos de su método. ¿Le enseñará otras cosas en la tercera temporada, antes de que ella se mude, o se enrolará en los servicios de Inteligencia Británicos y se alejará de ella para siempre?

Once upon a time me aburre cada vez más. Al menos Emma y Hook terminan besándose. Y eso que se han cargado la felicidad de Regina, que estaba haciendo verdaderos esfuerzos por ser buena, al cambiar el pasado y salvar de la muerte a Marian, la mujer de Robin Hood. Aprovechan el tirón de la película Frozen de Disney (aún no la he visto, jo) para hacer un teaser de la nueva temporada, introduciendo a la nueva villana. Frozen is coming…

El spin-off, Once upon a time in Wonderland,  no ha sido ninguna maravilla pero al menos lo han cerrado en una única temporada. Nada de final abierto. Tampoco me ha gustado mucho la última temporada de New Girl, que cada vez me hace menos gracia.

La que siempre me deja con ganas de más es MI SERIE FAVORITA EVER: Anatomía de Grey. Y será de la última que os hable. Se aleja esta season finale de la tónica habitual de Shonda: tormentas perfectas, aviones que se estrellan, señores armados que se cargan a medio hospital… Aun así, hay drama. OBVIOUSLY. Cristina se va, pero antes le hace plantearse a Meredith si quiere dejar su vida de lado por perseguir los sueños de McDreamy. Y al final, hay bronca. ¿Se irá Derek a Washington? ¿Crisis conyugal a la vista? Y sobre todo, ¿cómo vamos a sobrevivir sin la doctora Yang?

You're my person...

You’re my person…

Mis descubrimientos seriéfilos del verano

Pues nada, estaba yo aquí, pensando en la pereza que me da preparar la maleta y demás (Dani y yo nos vamos mañana de vacaciones), y se me ha ocurrido que escribir un post era una buena manera de postergar todas esas aburridas tareas. Y de paso contaros algo aparte de los monólogos de Meredith y las recomendaciones musicales de cada semana, que últimamente son las únicas secciones a las que les doy algo de vida.

Este verano me ha traído dos descubrimientos seriéfilos de lo más interesantes. En primer lugar, está The Newsroom. La serie, creada por el aclamado Aaron Sorkin (El ala oeste de la Casa Blanca), está protagonizada por Jeff Daniels, que interpreta a Will McAvoy. Éste es un presentador estrella de informativos que, tras un arrebato antipatriótico en un coloquio universitario, se queda sin su equipo. El director de los informativos decide contratar a Mackenzie McHale (Emily Mortimer), la mejor productora ejecutiva, pero también ex de Will. Juntos buscan una nueva forma de hacer las noticias, más honesta y tratando de llegar siempre al fondo de la cuestión.

slide_302988_2569339_free11No es que sea yo una experta en estas cosas, porque ya sabéis que para mi lo primordial es el entretenimiento, pero creo que The Newsroom tiene unos diálogos brillantes, un buen ritmo, y algunos golpes de humor inteligente que hacen que esté ansiosa por comenzar la segunda temporada (se estrena esta noche en USA pero yo tendré que esperar hasta el viernes).

Mi otra serie estival ha sido Scandal. Recomendado por Fran Martínez, este culebronaco salido de la factoría de Shonda Rhimes (Anatomía de Grey, Sin cita previa) es adictivo desde el minuto 1.

Cierto es que la protagonista, Olivia Pope (interpretada por Kerry Washington), parece ser la más lista, la mejor en todo, la que suscita la mayor de las lealtades por parte de sus empleados y es el amor secreto del Presidente de los Estados Unidos. Y que también se les va un poquito la olla a los guionistas, especialmente en la segunda temporada, pero caray, Shonda sabe lo que se hace y es la reina de los cliffhangers!!!

scandal_season_2

La serie trata de cómo una abogada y su equipo, son capaces de solucionar crisis y tapar escándalos de sus clientes, siempre personas ricas e influyentes, en Washington. Y aunque como os digo, es un poco flipada, en poco más de una semana me he visto los 29 capítulos que componen sus dos temporadas, y estoy deseando que llegue la tercera en septiembre.

En el cajón de las series pendientes tengo unas cuantas. ¿La siguiente? Breaking Bad. Ya os contaré. ¡Sed felices en mi ausencia!

Las series de culto y yo

Hace unos ocho años que comencé a seguir series de forma casi compulsiva. A lo largo de todo este tiempo, me he enganchado a las más variopintas. Pero debido a esa absurda manía totalmente irracional que tengo, de no poder dejar nada a medias, trato de poner especial cuidado a la hora de escoger qué ver.

Aun así, a veces me dejo llevar por el éxito de crítica y público, y acabo cayendo en las redes de las llamadas series de culto (y sintiéndome super tonta porque casi todas me decepcionan). Veamos tres ejemplos:

Lost-SEASON-6-NEW-Promo-Pic-lost-7959076-1280-1024Mi primer encontronazo con una serie de culto fue Lost. Creada por J.J. Abrams y Damon Lindelof, contaba con millones de adeptos por todo el mundo, gente que semana a semana estaba pegada al televisor para ver cómo se resolvía la trama de los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines.

Cierto es que yo comencé a verla cuando terminó y todos sus fans estaban protestando por un final que no tenía sentido. Y aun así, allá que fui. Y claro, pasó lo que pasó: que cada uno tiene sus gustos y a mi estas cosas de humos negros, constantes saltos espacio-temporales y demás historias no me acababa de encajar. ¡Pero me tragué las seis temporadas como una jabata!

mad-men-season-6-jon-hamm-january-jonesSin embargo, parece ser que con Lost no tuve suficiente y al poco tiempo recalé en Mad Men. Magistral serie de Matthew Weiner decían, te va a encantar, decían.

Pues no, amigos, no me encantó. Se ve que mi inteligencia es más limitada de lo que yo pensaba y mi mente no es capaz de captar y/o valorar la complejidad de los conflictos internos de los personajes y sus relaciones.

A mi, desde luego, me parece una serie lenta. Muy bien ambientada, y con un reparto brillante, sí, pero me aburre soberanamente. Y llamadme simple, pero a mi me gusta ver cosas que me entretengan. ¡Menos mal que sólo queda una temporada!

twin-peaks2Mi última feliz idea fue la de ver Twin Peaks. La serie de las series, la que en los 90 mantuvo en vilo a medio mundo con el asesinato de la joven y bella Laura Palmer. Una obra maestra de David Lynch y Mark Frost.

Otro peñazo, vaya… A priori me parecía muy interesante: agente del FBI se desplaza a un pequeño pueblo para investigar el asesinato de una joven. Y la primera temporada bueno, no me disgustó del todo. Pero cuando empiezan a meter ya rollos sobrenaturales… Ahí ya no. Insisto, podéis llamarme simple, pero a mi los asesinos me va más que sean de carne y hueso, sin posesiones demoníacas y esas cosas…

Y si va a haber espíritus, vampiros y demás parafernalia, prefiero saberlo de antemano. Porque por ejemplo, True Blood está llegando a un punto que no tiene ni pies ni cabeza (si es que los tuvo alguna vez), pero ya tienes una idea de lo que te puedes encontrar.

Con Twin Peaks me quedé desconcertada. Acabé poniéndola de fondo mientras hacía otras cosas para verla sin verla y no sentirme mal conmigo misma por no terminarla. Así que cuando alguien me dice: “¡¡¡tienes que ver esta serie, es una obra de culto!!!”, ya me freno. Mi nivel intelectual no está preparado para las obras maestras.

La duda ahora es: ¿qué hago con Breaking Bad y Los soprano?

De season finales va la cosa…

No me riñáis, ya sé que debería estar estudiando, pero no me concentraba, me apetecía escribir este post, y bueno, aquí me tenéis…

Antes de que empecéis a leer, ojo, SE AVISAN SPOILERS! Que luego me cae la del pulpo. Si seguís adelante, es exclusivamente bajo vuestra responsabilidad.

A lo largo de esta semana y también de la próxima, muchas de mis series preferidas están emitiendo las “season finales”, o lo que es lo mismo, el final de temporada. Algunas han sido decepcionantes, algunas te dejan con ganas de más… Hagamos un pequeño repaso:

  • REVENGE: Doble capítulo para cerrar la segunda temporada. Supuestamente algunas de las tramas deberían concluir, y no sé hasta qué punto ha sido así. Parece que la tan temida Iniciativa no fue más que un invento de Conrad para sembrar el pánico y a la vez tener dominada a su familia. Embarazo indeseado, una muerte totalmente evitable (¿qué leches hacía Declan en las oficinas de Grayson Global? es un sinsentido), Nolan detenido (esto sí que no lo puedo soportar, es mi personaje preferido pero de largo…) y Emily que por fin se quita la máscara ante Jack. En mi humilde opinión, esta serie, como muchas otras, debería haber tenido planteado un final desde el principio. Empiezan a enredar demasiado la trama y ya apenas me recuerda a la serie que me atrapó desde sus primeros episodios. Pero claro, las audiencias mandan…

revenge

  • ONCE UPON A TIME: Otra que ya no hay ni por dónde cogerla. Supongo que los creadores, que son los mismos de Lost, han seguido la misma estrategia: “tú escribe, que ya veremos cómo salimos de esta”. ¿No serán también los que hicieron el final de Los Serrano?

once-upon-a-time-season-2-cast

  • HOW I MET YOUR MOTHER: Ocho temporadas, ¡OCHO! que se dice pronto, lleva Ted soltándoles un rollo a sus hijos sobre cómo conoció a su madre. Y para eso ha necesitado explicarles cada borrachera, cada ligue que ha tenido en los últimos ¿mil años? A mi me dijeron: “nos conocimos en una excursión al Valle de los Caídos”. Fin de la historia. Al final de la octava temporada conoceremos a la madre, decían. Por fin se desvelará el gran misterio, decían. Y sí, tras un capítulo un tanto insulso en el que Ted está dispuesto a vender la casa que ha restaurado para no estar cerca de Robin una vez que se haya casado con Barney, y donde lo más divertido es la conversación que Marshall mantiene con el tipo que le llama para ofrecerle el puesto de juez, en el último momento vemos unas botas, acompañadas de un paraguas amarillo, para finalmente tener un plano de dos segundos de alguien que no nos dice absolutamente nada, por muy madre de los hijos de Ted que sea. Aunque creo que ya tanto daba que hubiesen puesto a la mismísima reina de Inglaterra… Lo más admirable es que esta mujer haya conseguido conservar el paraguas a lo largo de tanto tiempo, ¿será porque es amarillo y es más difícil dejártelo en cualquier lado?

How-I-Met-Your-Mother-season-8

  • CASTLE: Esta season finale sí que acabó como debe de ser, con un cliffhanger en toda regla: Castle rodilla en tierra, pidiéndole matrimonio a Beckett cuando ella ya tenía decidido aceptar el puesto del FBI en Washington. Así sí dan ganas de que llegue septiembre.

-castle--season-5-fi

  • NEW GIRL: No sé si es que estoy en modo negativo, pero ya no me parece tan divertida como al principio. Será porque una vez resuelta la tensión entre Jess y Nick, la cosa ha perdido gran parte de su atractivo. Cece no se casa y Schmidt debe decidir entre ella y Elizabeth. Pues vale.

new girl

  • THE BIG BANG THEORY: Esta serie me sigue encantando, me hace reír muchísimo, pero exceptuando la propuesta de trabajo que recibe Leonard, nada haría pensar que se trata de una season finale. Tampoco es que tengan muchas opciones, tratándose de una sitcom…

The Re-Entry Minimization

  • THE VAMPIRE DIARIES: Elena, ya recobrada su humanidad, disfruta de los pocos momentos que le quedan junto a Jeremy antes de que el velo vuelva a caer y él deba regresar al otro lado. Nadie sabe que Bonnie está muerta, pero al menos su esfuerzo ha dado resultado y Jer está vivo. ¿Lo mejor? Elena se declara a Damon, y Caroline sin darse cuenta se está enamorando de Klaus. El final, Stefan siendo doppleganger de Silas, y encerrado en una caja fuerte en el río, pasable.

the-vampire-diaries-season-4-finale-graduation-preview-04

  • ELEMENTARY: Al fin Sherlock tiene la oportunidad de estar frente a frente con su némesis, Moriarty, que no es otra que su amada Irene Adler, quien fingió su propia muerte. Holmes se enfrenta a una gran disyuntiva: ayudar a la mujer de su vida o cumplir con su deber. Escoge lo último, aunque sospecho que Moriarty escapará de alguna forma, o si no, nada de las aventuras de Sherlock Holmes tendría sentido. Lo mejor, Watson. Mi veredicto: aceptable.

elementary

  • GREY’S ANATOMY: Con mucho, la season finale más floja de toda la historia de Anatomía de Grey. Acostumbrados como estamos a Izzy cortando los cables de Danny, o tiroteos, o aviones que se estrellan, una tormenta que deja al hospital sin luz parece un juego de niños. Bailey salva la vida de Meredith, a punto de desangrarse tras la cesárea, y Webber, la del técnico de mantenimiento que estaba tratando de restablecer el fluido eléctrico. Pero las cosas no podían acabar bien en este sitio, así que nos dejan con la duda de si Richard, tras accionar el interruptor y devolverle la luz al hospital, ha sobrevivido o no a la descarga eléctrica que lo ha achicharrado. Apuesto por el no. Pero sigo amando esta serie.

grey's

Del final de THE FOLLOWING, casi prefiero no comentar. No sabes si estás viendo la misma serie que al inicio, eso por un lado, y cuando Claire se va al baño en el piso de Ryan mientras este prepara la cena, sabes que va a pasar algo, y te acuerdas de la vecina loca, y voilà…

Hoy tenía previsto ver el final de SMASH pero resulta que no lo emiten hasta el próximo sábado, también con capítulo doble. MODERN FAMILY acaba el miércoles, pero ya pronto vuelven otras muchas, como DEXTER con su temporada final, o TRUE BLOOD y PRETTY LITTLE LIARS, que se me están haciendo bola…

Si tenéis alguna recomendación, teniendo en cuenta mis gustos, será bien recibida. Yo, por lo pronto, disfrutaré esta noche de Un príncipe para Corina (probablemente mañana haya post comentando la jugada, tantos flipados juntos dan para mucho) y trataré de concentrarme en estudiar.

Os abandono, que debo prepararme unas deliciosas berenjenas rellenas para comer. Have fun!!

Bon appetit!

Hay personajes literarios que nos fascinan especialmente. En mi caso, uno de ellos es el doctor Hannibal Lecter, al que conocí gracias a la oscarizada cinta de 1991 El silencio de los corderos.

Después de ver la peli, devoré las novelas de Thomas Harris (evidentemente, mejores que sus adaptaciones cinematográficas). Y también me tragué, cuando salieron, la secuela (Hannibal, 2001) y una de las precuelas (El dragón rojo, 2002). 

Así que cuando supe que la NBC tenía pendiente el estreno de una serie sobre este personaje, pensé en no verla. Primero, porque ya bastantes sigo semanalmente (y más ahora con el regreso de Juego de tronos Mad Men). Después, porque una vez que empiezo algo, no soy capaz de dejarlo a medias, tengo que terminarlo aunque no me guste (sí, ya sé que es una manía estúpida que me hace perder muchísimo tiempo, pero forma parte de mi irresistible encanto). Y por último, porque no sé cómo me encajaría ver al doctor Lecter encarnado por otro actor que no fuese Anthony Hopkins, que para mi siempre será Hannibal. De hecho, tampoco he visto Hannibal: El origen del mal (2007).

Finalmente, tras leer la reseña de Mon en su nuevo blog de ABC Veo TV y mandar a mi testador oficial de avanzadilla, decidí arriesgarme y vi el episodio piloto. Y la verdad, no sé muy bien cómo posicionarme al respecto.

TV-Hannibal

Mads Mikkelsen resulta escalofriante en el papel de Hannibal. Para mi, lo fascinante reside en cómo alguien culto, educado, refinado incluso, alguien a quien la gente acude para que la ayude con sus problemas (recordemos que Lecter es psiquiatra), esconde bajo esa apariencia de normalidad y buenas maneras a todo un psicópata, frío y carente de emociones. Hasta aquí, de momento, objetivo conseguido.

Will Graham (interpretado por Hugh Dancy) es, sin embargo, un personaje mucho más atribulado que en la película El dragón rojo. Padece un trastorno de personalidad que le hace sentir empatía a un nivel patológico, lo que le impide entrar en el FBI.

Le daré unos cuantos capítulos más antes de formarme una opinión más sólida, y ya os contaré.

Si os apetece seguir esta serie, se emite los jueves en Estados Unidos (en España la tenemos disponible los viernes en V.O.) y el 11 de abril se estrena en España, en el canal AXN.

¡Feliz inicio de semana!

No hay refugio ante la tormenta

Con este título, bien podría hablar de la situación de España en este momento, o de la tensión internacional provocada por el que espero sea un órdago del dictador de Corea del Norte. Pero no.

Llevo días queriendo escribir mi opinión sobre muchas cosas, como las absurdas declaraciones de Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, sobre las fotos de hace casi 20 años con un narcotraficante: “las fotos son solo eso, fotos”….

Pero viendo la controversia que se generó en Twitter con uno de mis últimos posts, cuyo objetivo era dar a conocer los concursos de cortes a la gente que piensa que toros es sinónimo de tortura (y reitero aquí que no es que yo lo crea, aunque no me guste ver morir a los astados), casi prefiero no opinar de nada medianamente polémico hasta que sea capaz de explicarme con la suficiente claridad como para no liarla (mucho).

Así que toca comentar el estreno de la tercera temporada de Juego de Tronos, basada en Tormenta de espadas, tercer libro (dividido en dos volúmenes) de la saga Canción de hielo y fuego (escrita por George R.R. Martin). ¡ATENCIÓN, CONTIENE SPOILERS!

417632_10151332106727734_601658765_n

En este primer capítulo, Valar dohaeris, retomamos las historias donde las dejamos:

Tyrion se recupera tras la batalla del Aguasnegras y, a pesar de que ha sido el artífice de la victoria, su padre se niega a darle el lugar que merece. Meñique le dice a Sansa, que ha sido rechazada por Joffrey, que esté preparada partir de Desembarco del Rey en cualquier momento.

Por su parte, Rob ordenar encerrar a su madre, que ha liberado al Matarreyes causando la ira de su ejército. Daenerys sufre un atentado al otro lado del Mar Angosto, pero es salvada por Barristan Selmy, que era el capitán de la Guardia Real hasta que lo destituyeron.

Jon Nieve debe ganarse la confianza del Rey Más Allá Del Muro. Y Davos consigue regresar a Rocadragón, pero cuando se enfrenta a Melissandre, Stannis manda que lo encarcelen.

Hasta aquí el resumen, grosso modo. ¿Mi opinión? Me he leído todos los libros excepto Danza de dragones. Por eso, esperaba mucho más de una temporada en la que van a pasar mil cosas. Para ser un estreno, me pareció algo flojo. Y además, eché de menos a Arya, que junto con Tyrion es mi personaje favorito.

Por otro lado, como adaptación no me parece muy buena, y la segunda temporada me decepcionó un poco en este sentido, a ver qué tal se portan en esta. Cambian cosas absurdas, como el nombre de la hermana de Theon Greyjoy. Y le restan peso a partes importantes, o las modifican sin orden ni concierto, y teniendo diez horas para desarrollar un libro, creo que no debería ser así.

Habrá que darle una oportunidad y ver cómo nos sorprenden con el resto de episodios.

Y a vosotros, ¿qué os ha parecido?

The following (o mi primera reseña de una serie)

Desde que retomé el blog, y ya que me paso la vida viendo series, estaba pensando en hacer la reseña de una, pero no tenía (ni tengo) la menor idea de cómo, y mucho menos sin spoilers. Aun así, hoy va a ser el día, y que salga el sol por donde quiera…

Además, hago un poco de trampas, porque cuento con la ayuda secreta de un especialista en temas seriéfilos que ha accedido a echarle un ojo a lo que estáis leyendo ahora: se llama Mon y podéis encontrarlo tanto en Twitter como en “El blog de Mon”.

He decidido comenzar con The following, en primer lugar porque es mi más reciente descubrimiento, recomendación de mi testador oficial de series (mi mejor amigo, Manu), y también porque está en su primera temporada, con lo cual es menos conocida que el resto de las que sigo.

The-following

The following cuenta cómo Joe Carroll, profesor de literatura romántica en la universidad y convicto por el asesinato de varias mujeres, escapa de prisión para rematar su “obra inacabada”. La policía encargada del caso solicita la ayuda del ex-agente del FBI Ryan Hardy, que fue quien envió a la cárcel a Carroll y es quien mejor lo conoce. A medida que avanzan en su investigación, van descubriendo que el profesor tiene ayuda del exterior, y que su huida y posterior detención forman parte de un plan cuidadosamente trazado que tiene un claro objetivo…

La serie, creada por Kevin Williamson (Scream, Crónicas Vampíricas), cuenta con un reparto de excepción, encabezado por Kevin Bacon en el papel de Hardy. He de decir que desde que vi Sleepers en mi tierna adolescencia, este actor me da un poco de repelús, solo mitigado al saber que está casado desde hace casi 25 años con mi admirada Kyra Sedgwick, sensacional como Brenda Leigh Johnson en The Closer.

Interpretando a Joe Carroll encontramos a James Purefoy (Roma, Solomon Kane), y completa el triángulo central la bellísima Natalie Zea (Dirty Sexy Money, Justified), a la que encuentro muy parecida a Blake Lively, Serena en Gossip Girl.

He de confesar que desde el primer minuto del primer capítulo, yo ya estaba pegada al sofá. Con deciros que me tragué siete capítulos del tirón… ¡Y porque no había más! Muchos giros imprevisibles, algo que ya echaba en falta últimamente.

Espero que tanto el argumento como el reparto sean un buen aliciente para que os animéis a ver The following. Promete ser uno de los éxitos del año.