Sangre y agua

¡Buenos días, gente! ¿Qué tal va el sábado? Yo aquí dándole al excel a ver si pongo algo de orden en las cositas de la boda, que esto es un poco follón… Bonito y entretenido, sí, pero un jari al fin y al cabo. Y todavía sigo malita, que la faringitis (o lo que fuera) de la semana pasada unida a la despedida de soltera en Ibiza me han pasado factura…

Esta semana se están terminando no solo las temporadas de algunas series sino también algunas de ellas para siempre. Tengo auténtico cague con el final de Juego de Tronos pero mi drama fue ayer, con la despedida de The Big Bang Theory... ¡Qué manera de llorar, madre! Y es que durante muchos años estos frikis adorables han estado haciéndome reír a carcajadas y los voy a echar mucho de menos.

Tengo muchas cositas que hacer así que os voy a dejar ya con el monólogo de esta semana y con una canción de WILD que se llama Here We Go. ¡Disfrutad mucho y feliz finde!

Las enfermedades tienen un componente genético, pero los genes no siempre tienen la culpa. Cuando se diagnostica una enfermedad hay que considerar otros factores: el entorno, el estilo de vida… Sin embargo, algunos rasgos genéticos son inevitables.

La sangre es más densa que el agua. La familia en la que naces es más importante que lo demás, ¿no? No. El proverbio original es diferente. En realidad es «la sangre del parto es más espesa que el agua de la matriz». Es decir, que la sangre derramada en el campo de batalla nos une más que la genética. Y sí, el ADN importa para la historia médica, pero soy médica y digo «la familia es la familia». Y da igual la sangre que tengas.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 16.

Anuncios

Nosotros no provocamos el incendio

¡Hola, gente bonita! ¿Qué tal lleváis el fin de semana? Os aviso de que he dejado la entrada programada porque no sé muy bien dónde estaré en este momento, ya que estoy otra vez de despedida de soltera!! Soy la novia más consentida del mundo y tengo las mejores amigas y amigos que se pueden desear, no tengo palabras…

Eso sí, antes de nada me he llevado mi ración semanal de disgustos patrocinada por la señora Rhimes, que a un capítulo del final de temporada de Anatomía de Grey me tiene con el corazón en un puño. Por lo menos tengo la sensación de que la serie está recuperando su esencia, que se había perdido un poco tras la salida de algunos personajes clave para mí.

Sin más dilación, os dejo con el monólogo de este sábado junto con una canción de Nilu que se llama Steady Now. Disfrutad mucho!!

 

En 1967, en Sudáfrica se realizó con éxito el primer trasplante de corazón. Al año siguiente se hicieron 100 en todo el mundo. El problema era que los pacientes morían. El año siguiente solo se hicieron 18. Había demasiadas ansias de celebrarlo.

Los cirujanos somos reacios a las celebraciones. Siempre pensamos que podría haber salido mejor. Y esa reflexión es muy importante. Mejoramos al reconocer nuestras carencias y nuestros límites. Pero hay muchos momentos que celebrar. Unos más importantes que otros. Y no puedes perdértelos. Creedme cuando digo que los malos ratos te encuentran ellos solos.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 15.

Quiero una droga nueva

Buenos días, gente, ¿qué tal lleváis la mañana de sábado? ¿Muchos planes en el horizonte? Parece que la climatología va a acompañar, al menos en Madrid, así que por aquí una que se va a la calle en un rato, pero para ir a la compra entre otras cosas, no os penséis que todo es terraceo y buena vida.

No quiero hacer spoilers sobre Anatomía de Grey y Station 19 pero, a dos capítulos de que terminen sus respectivas temporadas, vuelvo a estar enfadada como una mona con Shonda Rhimes y su equipo. Y hasta aquí puedo leer…

Ahora os dejo con el monólogo de esta semana y una canción de Lauren Daigle que se llama Look Up Child. Feliz finde y un beso gordo para todas las supermamis, en especial para la mía que qué voy a decir yo, es la mejor del mundo.

 

Los fármacos están diseñados para imitar a las sustancias químicas naturales del cerebro. Las que te hacen sentir bien, mejor, sentirte imparable. Se hacen en laboratorios y se meten en píldoras para calmar el dolor, haciéndote sentir de forma natural cuando haces algo que amas.

Lo llaman subidón porque el otro lado está muy abajo. La versión química no compensa lo que viene después. Pero la euforia que te da lo bien hecho es gratis. Y es de lo mejor de estar vivo.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 14.

En la cuerda floja

¡Hola, bonitas y bonitos! ¿Qué tal lleváis el sábado de reflexión? Últimamente no hablo mucho de estos temas en el blog pero sí me gustaría poner hoy mi granito de arena. Salid a votar mañana, por favor. Si no tenéis claro con qué partido os identificáis más, podéis hacer un pequeño test en la página aquienvoto.org y tomar la decisión pero de verdad, salid a votar.

En mi caso y aunque no me sienta identificada al 100 % con una opción política, sí tengo claro que las personas están por encima de las banderas y de los territorios, que no podemos retroceder en los derechos que tanto tiempo ha costado conseguir, que tenemos un sistema sanitario y educativo que merece la pena sostener con nuestros impuestos (aunque paguemos un poquito más) ya que si no tendremos que hacer frente a facturas mucho más grandes cuando nos pongamos enfermas o tengamos que enviar a nuestra prole a la universidad…

Aparte de por el coñazo que son las elecciones, tengo ganas ya de que se acabe una semana que no ha sido nada fácil y ha estado empañada de virus varios y dolores de cabeza importantes, entre otras cuestiones. Al menos ayer fuimos a ver Vengadores: Endgame y a mí me pareció una peli genial (y mi chico está sensacional poniéndole voz a Ant Man, el orgullo me rebosaba cada poro de la piel).

Hala, como ya os he dado la chapa, os dejo ya con el monólogo de hoy y con un precioso tema de Kodaline que se llama Angel. Que tengáis un feliz finde y no os olvidéis de hacer uso de vuestro derecho mañana y salir a votar. Y ya si es por un partido que no lleve no sé cuántas vulneraciones de los derechos humanos en su programa, mejor.

Hay una línea invisible en el quirófano. Te lavas, te pones los guantes y te acercas al campo estéril. Es un límite importante, protege al paciente y a ti. Sin esa línea podrían salir mal muchas cosas. Es curioso que algo tan importante sea invisible.

La primera palabra que dicen muchos bebés es «no», porque es la palabra que más oyen. Desde que nacemos, queremos cruzar la línea, rebasar fronteras, forzar los límites. Al crecer aprendemos que no todas las reglas son malas. Algunas líneas nos protegen y nos mantienen a salvo. Lo bueno de ser adultos es que podemos decidir. Saltarnos las reglas o hacerlas nuestras.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 13.

Novia en coma

Hello everybody! ¿Qué tal llevamos el fin de las vacaciones de Semana Santa? Imagino que no con mucho entusiasmo, y menos si aún estáis volviendo y os encontráis en medio de un atasco. Sea como fuere, ánimo para la semana. Yo tampoco estoy muy allá, me duele todo y hasta me ha salido una especie de ampolla en el paladar. Una suerte, vaya… Así que voy a aprovechar la tarde de domingo para relajarme poniéndome al día con las series.

El post de esta semana se lo quiero dedicar a mi gran amigo Jose que hoy cumple añitos y que durante tanto tiempo compartió con nosotros sus vastos conocimientos musicales para recomendarnos una canción cada semana.

Y ahora ya sí, os dejo con el monólogo de hoy y este tela de AG feat. nilu que se llama Say It Now. ¡Feliz domingo y ánimo con la vuelta a la rutina!

El tiempo es extraño. Cuando esperas que pase algo bueno, parece que se alarga. Pero cuando quieres que vaya más despacio, pasa volando. Lo cierto es que el tiempo no es real. Es un concepto imaginado por los científicos basándose en el movimiento de la Tierra alrededor del Sol. ¿Por qué damos tanta importancia a algo que sólo es una teoría? Porque es lo único que tenemos.

Nunca hay bastante tiempo. Trabajo, hijos, vida, muerte. Siempre algo nos quita tiempo. Lo mejor que podemos hacer es aprovechar el tiempo que tenemos. Por recuperar el tiempo perdido. Pero a veces, si tenemos suerte, el tiempo se detiene.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 12.

El ganador se lo lleva todo

 

¡Buenos días, gente bonita! ¿Qué tal lleváis el fin de semana? Yo dolorida y nerviosa. Dolorida porque ayer tuve un percance (me tropecé y al apoyarme en una farola me hice daño en un dedo, al menos no es rotura pero me está costando un triunfo escribir esto) y nerviosa porque hoy va a ser la primera de mis despedidas de soltera y temo lo que me habrán preparado. De momento he recibido unas indicaciones un tanto extrañas por Instagram, así que me voy a poner en marcha. La semana que viene os cuento…

Hoy tenemos un monólogo con un título muy de canción de ABBA así que no he podido evitar dejárosla también. The Winner Takes It All

Y ahora sí, os dejo este cover que hacen The Rescues del tema de Sarah McLachlan Hold On. ¡Disfrutadlo y felices vacaciones para quienes tengáis esta semanita libre!

Batalla, lucha. Ganar, perder. Son las palabras que usamos cuando nos diagnostican una enfermedad. Empleamos términos militares que implican una lucha justa. Pero cuando se trata de la vida y la muerte, ¿qué es ganar? ¿Alguien pierde por morir si el resultado no está en sus manos?

En medicina, ¿quién decide qué es ganar o perder? Vale tanto volver a intentarlo como dejar algo atrás. Dejar atrás el sufrimiento, el arrepentimiento, el dolor, el miedo. En vez de decir que un ser querido batalla, vence, lucha, gana o pierde, ¿por qué no decimos la verdad? Enfermamos, nos medicamos. Algunos vivimos, otros mueren.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 11.

Ayuda, estoy viva

¡Hola, queridas y queridos! ¿Qué tal lleváis el fin de semana? No sé dónde estáis vosotros, pero yo me he venido al pueblo este fin de semana y hace un frío de pelotas. Esto han sido los de Juego de Tronos, que llevan siete temporadas avisando de que se acerca el invierno y al final nos lo han traído a unos días de la première de la última.

Como siempre, ando deprisa y corriendo, así que os dejo ya con el monólogo de esta semana. Nos acompaña un tema de Waldeck que se llama Keep My Fire Burning. ¡Disfrutadlo!

Voltaire dijo que la medicina consistía en distraer al paciente mientras la naturaleza le curaba. Así que, según uno de los filósofos más importantes de todos los tiempos, los cirujanos no ayudamos, somos más bien payasos. La ayuda llega de muchas formas. Algo me dice que Voltaire nunca sostuvo una aorta mientras toda la sangre de un paciente latía entre sus dedos.

La ayuda viene en muchas formas: un riñón, un gesto amable, un amigo que te ilumina… Aun así, insistimos en hacerlo solos. Nos da miedo parecer débiles, no ser duros. La verdad es que todos podemos ir por el mundo solos. La mayoría de las veces, la vida es mejor en compañía.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 10.

Refugio en la tormenta

Buenos días, gentecilla! Os escribo deprisa y corriendo porque me tengo que ir a buscar a mi pequeña siamesa, que está llegando porque esta tarde vamos a ir a mirar mis zapatitos de novia :) Ayer estuve con mamá diseñando los que se va a poner ella en el gran día y ya los hemos encargado, así que vamos tachando cosas de la lista de pendientes.

Por la noche, mientras veía el capítulo de Anatomía de Grey (por cierto, qué duro, joder), me acordé de que la semana pasada se me fue por completo poner el monólogo. En fin, que aquí lo tenéis. Y otro día os daré una sorpresa y colgaré otro cuando menos os lo esperéis. Ahora os dejo con un speech de Meredith que me ha llegado especialmente y con un temazo de Broods que se llama Too Proud. Que tengáis un finde fantástico. ¡Muack!

Todos necesitamos un sitio donde sentirnos seguros, guarecidos, protegidos. Para la mayoría, es un hogar. Para los cirujanos, un hospital. En el hospital no nos pillan desprevenidos. Estamos ocupados. Y sabemos cómo reaccionar. Es un sitio acogedor.

Buscamos refugio en la tormenta. A veces no lo hallamos. A veces estamos a merced de los vientos y hay que aceptarlo. Cuando afrontamos la tormenta, por mucho que nos asuste, por muy fuerte que sea, nos damos cuenta de que nosotros somos el refugio. Sobreviviremos. Vemos que lo hemos superado y que nos ha hecho más fuertes. Quizá hasta seamos felices.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 9.

Flotando en el viento

¡Buenos días, bonitas y bonitos!

Hoy os escribo desde la maravillosa ciudad de Sevilla, donde hace un calor mortal de necesidad pero da igual porque todo es superbonito y estamos con amigos y vamos a juntarnos con otros a quienes hace tiempo que no vemos así que qué os voy a decir…

No me puedo enrollar porque nos vamos a dar un paseíto así que sin más dilación os dejo el monólogo del episodio que fue midseason finale y que me parece que recupera un poco la esencia de esa Anatomía de Grey que se ha diluido desde que no están Cristina y McDreamy.

Nos acompaña una canción de Garrison Star llamada Bones. Disfrutad y feliz fin de semana!

Cuando nos hacemos una herida, el cuerpo envía señales para formar coágulos y que deje de sangrar. Así se controla nuestro cuerpo. Es un sistema para salvaros la vida. O eso esperamos.

A veces las señales del cuerpo se confunden y el mecanismo de seguridad se avería. En vez de hacer coágulos, el cuerpo los destruye, y lo que debería ayudarnos nos daña. Empezamos a sangrar y todo deja de funcionar.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 8.

¿Tiene alguien un mapa?

Buenas tardes, querid@s:

¿Qué tal lleváis el finde? Ayer se volvió a vivir una jornada histórica con la manifestación del 8M, me dio mucha pena perdérmela por temas logísticos pero, aunque no estuviera presencialmente, mi corazón estaba con todas las compañeras que reclamaban la igualdad para las mujeres. Gracias a todas y todos los que salisteis a la calle, a quienes hicisteis huelga y a toda la gente que estuvo involucrada de una u otra forma en un movimiento social que sigue siendo necesario e importantísimo.

A mí este finde me tocaba pueblo, hay que ir avanzando en los preparativos de la boda y ahora voy a tener que venir con más frecuencia. Ya tenemos el traje del señor padrino y de mi hermano :) Poquito a poco vamos organizando.

Ahora os dejo con el monólogo de esta semana, junto con un tema de Tommy Ashby que se llama Restless Love. ¡Feliz noche de sábado!

 

Los científicos devoran manuales para intentar entender el mundo, para tener más claridad y estar preparados. Los cirujanos somos los más afectados: estudiamos décadas y hacemos frente a las peores expectativas. Ignoramos el sueño, a los amigos, la comida y el sexo para estar preparados para cualquier eventualidad. Para saber qué esperar y que no hay nada con lo que no podamos.

El problema de todos los manuales y de los compendios es que nunca tienen en cuenta las excepciones a las reglas. No hacen sitio a los casos aislados, a los genios, a los milagros. Los libros son en blanco y negro y en la vida todo es de un complejo tono gris. Nada puede prepararnos para las cosas bellas y dolorosas que no creíamos posibles ni para lo que nadie vio venir.

Anatomía de Grey, temporada 15, capítulo 7.